Amenaza en las alturas

Alianza espera recuperar vibras contra Águila, el rival más difícil.
Enlace copiado
Amenaza en  las alturas

Amenaza en las alturas

Amenaza en  las alturas

Amenaza en las alturas

Enlace copiado
Porque pocas cosas son tan peligrosas como un elefante herido y en estado de alerta, la jornada 9 del Clausura 2015 se cierra hoy con un choque de esos que hacen saltar chispas. Un clásico de clásicos que mide a dos de los más grandes, en momentos dispares, y enfrascados en esas dinámicas de las que tanto le gustan al fútbol para hacer pedazos.

Alianza y Águila. Séptimo y primero de la tabla. Uno con dos derrotas en las espaldas a cuestas, un técnico que acaba de recibir un espaldarazo de confianza (mientras le fichan un “asesor” al mismo tiempo) y la urgente necesidad de volver a sumar de a tres para no permitir que la distancia con el pelotón de semifinales se la haga demasiado lejano. El otro con tres victorias en los últimos cuatro encuentros, el líder de goleo individual en sus filas y casi dos años sin perder cuando visita a su rival de turno en su casa.

Así se plantea el choque de esta tarde. Sin embargo, ¿hay algo que sea más ilógico que el fútbol? Rachas que se han visto caer en el momento menos pensado y equipos que se han levantado en el partido más aparentemente sentenciado. Alianza y Águila se miden hoy y la oportunidad para ambos es única: la de seguir escalando hasta el pico de semifinales a costa de uno de los rivales más enconados o la de despertar al fin contra un equipo al que todos quieren derrotar.

Para ello, el juego de variantes. Luego de ser ratificado en el cargo, el argentino Ramiro Cepeda no ha dado mayores pistas sobre si podrían esperarse cambios en su once titular o si mantendrá la confianza en los que han venido jugando, pese a que los dos últimos resultados no han sido los esperados.

Así, solo con la baja de Rodolfo Zelaya (que aún se recupera de la lesión sufrida en la cuarta jornada contra Santa Tecla), las opciones del suramericano pasan por encontrar un acompañante de garantías para el argentino Jonathan Philippe en el ataque. Toda vez que el gaucho ha demostrado ser un buen definidor, y tener un buen compañero en Matías Córdoba, intentarán comprometer la portería de Benji Villalobos para regresar a la senda del triunfo para los capitalinos.

Sin embargo, el gran problema para los albos está en su zona baja. Esforzados en fichar y fichar para su ofensiva, poco o nada hubo de renovación para los blancos en la retaguardia y aquello de que un buen equipo se construye desde atrás le hace ruido todas las jornadas a los albos. La defensa que comenzó con los juveniles Edson Meléndez y Olivier Ayala (hoy ausente por lesión en un dedo de una mano) ha mutado a tener a Adán Reyes y Ramón Martínez de Paz, más experimentados pero ambos saliendo también de problemas de lesiones para servir como salvavidas para darle aire al sector bajo capitalino.

El dolor de cabeza, empero, es que los albos recibirán al Águila, la segunda mejor delantera del certamen (con 14 goles, igual que Isidro Metapán; uno menos que los 15 de Juventud Independiente) y con el panameño Nicolás Muñoz en estado de gracia, con ocho goles en ocho partidos; además de tratarse de un rival incómodo que le ha ganado cinco de sus últimas seis visitas a San Salvador.

Los emplumados llegan pletóricos. Lideres del campeonato, con 17 puntos, y acaso nada más la duda por resolver respecto de si podrán contar con el colombiano Eder Arias en el centro de su defensa, luego que este se lesionara en el choque ante Dragón antes del parón por elecciones y sin que haya trabajado al mismo ritmo del resto del grupo.

Sin embargo, variantes y nombres le sobran al rompecabezas del técnico panameño Julio César Dely Valdés, cuyo verdadero problema es cómo hacerlos jugar a todos en lugar de a quién poner.

A la espera de cómo el canalero resuelve la duda, los chances pasan por regresar a Henry Romero al centro de la zaga y abrir paso en la contención a su compatriota Miguel Camargo o a jugadores como Marlon Trejo o Ronald Torres; o optar por un juvenil para la zaga y mantener intacto el resto del once.

Sin embargo, sean cuáles sean las respuestas de los técnicos, lo cierto es que Águila planeara sobre el Cuscatlán con intención de asestar un golpe mortal más al paquidermo; herido pero no vencido y deseoso de despertar para rascar en la tabla y no dejar ir tan temprano en el campeonato el sueño de pensar en semifinales.

Tags:

  • alianza fc
  • cd aguila
  • primera division
  • futbol nacional
  • clausura 2015

Lee también

Comentarios

Newsletter