Lo más visto

Antes las canchas, ahora la venta de frutas

A punto de llegar al retiro, Mario Morales se gana la vida entre el comercio en el mercado de San Juan Opico.
Enlace copiado
Antes las canchas, ahora la venta de frutas

Antes las canchas, ahora la venta de frutas

Antes las canchas, ahora la venta de frutas

Antes las canchas, ahora la venta de frutas

Enlace copiado
SAN JUAN OPICO. “Pase adelante, venga, aquí le tenemos de todo”. El de la frase es Mario Morales, exjugador de primera división,  resguardado entre montañas de frutas y verduras que comercializa en la calle principal del barrio El Centro de San Juan Opico.

La venta de frutas y de verduras se convirtió desde hace más de dos años en la principal fuente de ingresos económicos para este jugador que militó en la   primera división con el Juventud Independiente, Isidro Metapán, Dragón y el equipo Universidad de El Salvador.

Morales nació en ciudad Arce, La Libertad,  pero se mudó para  jugar con el Juventud Independiente a San Juan Opico, se casó con Zulma Esmeralda Córdova y optó por quedarse.

Para sobrevivir junto a su esposa y dos hijos trabaja todos los días desde muy temprano preparando todo lo necesario para recibir a la clientela. Todos lo conocen y saben de su amabilidad a la hora de ofrecer el producto; lo prefieren porque siempre mantiene frutas y verduras frescas de la mejor calidad.

Hace dos  años  habló con su amigo Luis Martínez sobre la posibilidad de poner un negocio, optaron por tomarse un espacio de la calle del barrio El Centro, a un costado de la Alcaldía Municipal de San Juan Opico  para convertirlo en el centro de operaciones de su negocio. Ambos admiten que les va bien, pese a soportar el cálido sol casi todo el día. Un plástico negro es el techo de este espacio, pero la sonrisa no les falta para atender a  toda la clientela.

El fútbol es  su  estilo de vida, esta ciudad  lo adoptó, alimenta y cobija, por eso  no la cambió en la recta final de su carrera porque se siente un opicano más.

RETIRO
El último equipo de Mario Morales fue el San Pablo de la segunda división, sufrió con el tema de los salarios porque le quedaron debiendo dos meses y tiene una demanda en la FESFUT, espera resolver pronto el tema aunque las secuelas en su vida están muy marcadas porque piensa por este episodio oscuro dar un paso al costado.

Dejar el fútbol es una alternativa y dedicarle más tiempo a su familia. Realiza un esfuerzo diario atendiendo el negocio, se siente satisfecho con lo que hace y no deja de soñar con un futuro mejor para su familiares. “La responsabilidad más grande que tengo es mi familia, por ellos lucho a diario. Trabajo duro para darles el bienestar”, dijo.

Según  Morales, le molestó que en la audiencia de conciliación en la Unidad Jurídica de la FESFUT el presidente del San Pablo, Jaime Andrade, lo tildara de “andar bolo” por no haber comparecido a la cita. “No sabe que no acudí porque estaba trabajando en la instalación de unos estantes (estructura de hierro). Me molesté y solo espero que me pague porque fue mi trabajo. Me quedaron debiendo, espero que me paguen, me preocupo por mi familia”, recriminó molesto.

Trabaja duro y aplicado. “Tuve inestabilidad económica en el San Pablo y eso me decepcionó,   me queda trabajar en el negocio, vendemos frijoles, verduras, cocos, todo tipo de frutas. Toca trabajar y apoyar a mi familia, seguir hacia adelante”.

“Analizo dejar el fútbol, lo hablo con mi esposa y posiblemente no juegue más por tanto problema, el fútbol da muchas alegrías y también tristezas, esto es así , dejarlo es  una decisión difícil por los momentos que viví, pero llegar al retiro es doloroso”, reconoció Morales.

A un costado, cerca de una acera  se encuentra Luis Martínez, amigo de Mario Morales. Saca frijoles de un mazo para pesarlos y venderlos por libra y explica que “Mario es una buena persona, un luchador, trabaja muy aplicado día con día, es común verlo trabajando, atiende bien a la gente, por eso lo prefieren. De mi parte no me queda más que darle apoyo, trabajamos  juntos desde hace años”.

Carlos Flores es otro  amigo de Morales y conviven a diario porque sus puestos de venta de frutas y verduras están muy cerca. “Yo lo fui a apoyar a las canchas cuando jugaba con el Juventud, ahora lo apoyo en esta etapa de trabajador en la venta de frutas y verduras”, concluyó.

Tags:

  • fútbol
  • vendedor
  • comerciante
  • frutas y verduras

Lee también

Comentarios