Aprender a saltar

Santa Tecla le arrebató el invicto al Alianza, al vencerlo 1-2 ayer en el Cuscatlán.
Enlace copiado
Aprender a saltar

Aprender a saltar

Aprender a saltar

Aprender a saltar

Enlace copiado
Alianza había dejado buena impresión, sí. Había arrollado al Pasaquina, también. Sus extranjeros brillaron en los primeros encuentros, mucho más. Pero ayer, en su primer partido bravo del torneo, de los que sirven para medir alcances y poderes entre equipos bien armados y los que van en camino de cuajar su funcionamiento, Alianza palmó. Se le cruzó en el camino el Santa Tecla y le sacó el invicto, los tres puntos y a cambio le dejó varios apuntes para continuar su proceso de crecimiento en el Clausura 2015.

El principal apunte, quizá, el del desarrollo de su zona defensiva. Los paquidermos se armaron hasta los dientes para tener un equipo de pegada, con extranjeros que rinden pero que tampoco son la solución a todos los problemas, y a cambio poco o nada renovaron su línea defensiva.

A la espera de que el regreso de Ramón Martínez de Paz se concrete, tras salir definitivamente de una lesión, los albos se encomiendan al trabajo de Edson Meléndez (de escasa participación en la última temporada) y Olivier Ayala (mundialista sub-20, pero aún novel en las mañas del fútbol cuscatleco).

Y cuando ante ellos se paró uno que no solo define sino que también muerde y asiste, como el brasileño Ricardo Ferreira, Alianza se desarmó desde la base.

De nada sirvió que los capitalinos tuvieran la pelota los primeros 10 minutos de encuentro. La llevaban de un lado a otro porque Tecla estaba replegado, sin dejar espacios y evitando que el balón le llegara a Matías Córdoba para que comenzara su juego de repartir dulces.

Así, en una de esas en las que el balón se movió atrás para intentar armar la jugada desde el fondo, Ricardinho presionó y dejó sin pelota a Olivier. Acto seguido, la dejó para William Maldonado y el “10” tecleño tuvo tiempo y espacio para probar desde fuera de área y disparar sin que el remate fuera atajable para Óscar Arroyo.

El tanto, empero, no cambió la dinámica. Alianza seguía con la pelota pero no producía más jugadas de peligro que las que llegaban desde el balón parado, como fue el caso del tiro libre sobre el minuto 23 al que Jonathan Philippe le metió la cabeza y que sacudió la red pero porque el balón impactó en el poste. En el bote, picó fuera y la sacudida provocó pensar que había entrado. Sin embargo, seguía el juego 0-1.

De a poco, Tecla equilibró el encuentro ya no solo para evitar ser acosado sino también para encontrarle las cosquillas al Alianza. Se acomodaron sus piezas en el ajedrez y pudo tocar de primera para abrir el juego y disputarle la posesión al albo.

En esas, sobre el 41', cayó el segundo tecleño. Un auténtico golazo. Más que por definición, por el armado: una tocazón que comenzó por izquierda y que incluyó cabezazos y pases con el pie, y que luego se prolongó hasta la derecha.

Ahí, Bryan Tamacas dejó a su marcador y Ferreira se posicionó dentro del área. En carrera, el diestro asistió, el suramericano devolvió y el sub-20 la reencontró. De nuevo, fácil, Tamacas cruzó su remate y el balón superó fácil a Arroyo para el 0-2.

Sin embargo, a esta cachetada sí respondió el Alianza. Como no podía entrarse por ningún lado, Rudy Valencia prendió un remate de fuera de área y Derby Carrillo mandó a tiro de esquina. En este cobro, el saque largo de Córdoba encontró a Jorge Drovandi, quien remató sin contemplación. El resultado: un tiro cruzado que pasó a todos y se detuvo hasta que besó la red.

El tanto sirvió de presagio a un segundo tiempo en que Alianza apostó el todo por encontrar el empate. Si en la primera mitad no tuvo fluidez, en la segunda sí la encontró y pudo arrinconar a un Tecla al que el cansancio de la primera mitad para mantenerse intacto le había comenzado a pasar factura en el funcionamiento.

Con ello, más el ingreso de Erick Molina (34'), Gustavo López (45') e Isidro Gutiérrez (83'), los albos arremetieron sobre el arco de Carrillo. Jugando con línea de tres, todo era hacia adelante, aunque sus mejores oportunidades fueron una jugada de “la Bestia” que repelió el tubo, al 63', y un centro que bañó a Derby y Philippe y al que el mismo López no llegó a tiempo para cerrar, apenas un minuto después.

Luego, la avalancha blanca creció pero sin causar daño. El Tecla volvió a replegarse bien, a administrar fuerzas para acorazarse y la apuesta le dio resultado. En un partido bravo se confirma como un equipo armado. Alianza, aún en proceso.

Tags:

  • alianza
  • tecla
  • clausura
  • 2015
  • maldonado

Lee también

Comentarios

Newsletter