Loading...

Argentina gana 4 a 1 y queda líder de su grupo

La Albiceleste se enfrentará a Ecuador en los cuartos de final de la Copa América

Enlace copiado
Argentina gana 4 a 1 y queda líder de su grupo

Argentina gana 4 a 1 y queda líder de su grupo Foto: EFE.

Enlace copiado

Con dos goles de Lionel Messi, uno de Alejandro Gómez y otro de Lautaro Martínez, la Argentina derrotó con claridad a Bolivia por 4 a 1, terminó en el primer lugar del grupo B y el sábado enfrentará a Ecuador por los cuartos de final de la Copa América.

A los 6, una buena jugada colectiva asoció a Montiel con Palacios y Messi. Leo la picó para la entrada del Papu, que de primera la clavó en la red.

El inicio fue con todo. Porque Bolivia apretó la salida albiceleste, y la Argentina también se le animó. De hecho, cuando todavía no se había cumplido el primer minuto de juego ya la habían tocado los dos arqueros.

A los 2 minutos llegó la primera situación clara de gol para el equipo de Scaloni. El Papu Gómez desbordó por la izquierda y metió el centro bajo para la entrada de Agüero. Ahogado por Lampe, el remate del Kun dio en el arquero. La pelota quedó ahí, boyando, a metros del gol. Correa se relamió y fue a buscar el 1 a 0. Pero Lampe, en gran reacción, se estiró y volvió a defende su arco con éxito.

Y enseguida llegó el primero. Con la sorprendente eficacia del Papu: sus remates al arco terminaron en gol argentino.

El rápido gol liberó al conjunto albiceleste. Porque Agüero y Messi empezaron a encontrarse, el Papu Gómez siguió mostrándose como una alternativa más que valiosa para el equipo. Porque Pezzella se adelantó para ahogar al rival en su propio campo.

La pelota le duraba apenas un instante a Bolivia. Enseguida, la presión provocaba un error. Y entonces todo volvía a comenzar, con un objetivo claro: arrimarse de nuevo a Lampe lo más pronto posible. Resolver lo más pronto posible un partido desigual.

Recién a los 17 minutos, Armani volvió a tener contacto con el balón. Fue gracias a un pase atrás de Gonzalo Montiel que el arquero de River despejó fuerte y lejos.

El desarrollo de juego se convirtió en un monólogo. De un lado a otro, y fundamentalmente por la izquierda, la Argentina monopolizó las acciones, bajo la atenta mirada de una frustrada Bolivia, que ni siquiera lograba tocar la pelota.

A partir de los 25, la Argentina se tomó un breve recreo. Retrocedió unos metros y Bolivia poco pudo hacer con la pelota en sus pies.

El ritmo se fue achatando, y entre los 23 y los 30 se vio un encuentro discreto, donde ni unos ni otros generaban situaciones de peligro. La Argentina llegaba hasta el área de Lampe, pero no podía ingresar. Y Bolivia trataba de que la pelota le durara más de tres segundos en su poder.

El capitán, Lionel Messi, fue titular y cumplió su partido 148 con el seleccionado. Eso le permitió convertirse en el jugador con más presencias en la historia albiceleste. El rosarino es también desde 2016 el máximo goleador del seleccionado mayor con 73 gritos y en su sexta Copa América quedará entre los tres jugadores con más partidos en el torneo. Hasta el momento lleva 31, solo por detrás del brasileño Zizinho (33) y el arquero chileno Sergio Livingstone (34).

El aroma a segundo gol albiceleste comenzó a sentirse en el Arena Pantanal de Cuiabá. Aunque hasta los 31 hubo una sola clara tras el gol. Fue a los 21, cuando se produjo un desborde de Correa que equivocó el lugar donde envió su centro atrás: demasiado detrás de la posición del Kun.

Entonces, llegó el 2 a 0: a los 33 el Papu Gómez ingresó al área por la izquierda, se hamacó hacia afuera y Bejarano le cometió infracción. El penal lo cambió por gol Lionel Messi con un zurdazo cruzado.

Ya con el partido completamente desigual, a los 41 apareció el tercero. Una gran asistencia de Agüero dejó a Messi mano a mano con Lampe. El crack rosarino, desde afuera del área, se la picó al arquero y la pelota fue lentamente a descansar en la red.

A pesar de estar siempre lejos del gol, el hombre más peligroso que mostró Bolivia en la primera etapa fue Jeyson Chura. El chico de 19 años mostró cualidades que pueden ilusionar el futuro del equipo del altiplano.

Fue un gol más que importante,. Porque después de 16 partidos, la Pulga volvió a anotar de jugada. La última vez había sido en el Mundial 2018, cuando marcó el 1 a 0 ante Nigeria, por la etapa de grupos.

Segundo tiempo
El complemento tuvo un contexto diferente. Porque el partido ya estaba sentenciado desde que Messi anotó el 3 a 0 a los 42 de la primera parte.

Esos segundos 45 minutos le sirvieron a la selección para afianzar las sociedades que se fueron armando a lo largo de estos cuatro partidos, potenciar el vínculo entre el Kun y la Pulga (que a los 7tuvo el cuarto, pero le cobraron offside).

Correa continuó exhibiendo un nivel muy alto. Y lo mismo pasó con Acuña, bien atento a cada recuperación.

Muy superior, los espacios hicieron que la Argentina se entusiasme con los pases al vacío. Solo hacía falta precisión en el último pase para que llegaran más goles.

Por momentos, el partido se convirtió en un entrenamiento. Porque Bolivia literalmente dejó de atacar. Como si fuera el sparring de los Globetrotters, se limitó a ver como los de celeste y blanco toqueteaban la pelota en diferentes sectores del campo de juego.

A los 15 minutos, herido en su orgullo, el conjunto verde se animó. E inesperadamente encontró el descuento. Justiniano desbordó por la derecha, envió el centro atrás y Saavedra hizo inflar la red argentina ante la nula reacción de Armani.

El llamado de atención duró poco. Porque Lautaro Martínez, recién ingresado por Agüero, encontró un rebote en el área chica, se sacó la mufa y estableció el 4 a 1. Scaloni, en el banco de suplentes, lo gritó con fuerza.

Si el 3 a 1 le había dado algo de emoción a un partido que estaba definido desde hacía rato, el rápido tanto de Lautaro volvió a planchar las acciones. La Argentina volvió a manejar el balón a su antojo. Más con los ingresos de Lo Celso y Paredes.

Julián Álvarez tuvo el quinto en su pie derecho. Pero Lampe, de gran tarea a pesar de la abultada derrota, tuvo una rápida reacción para estirarse y salvar su valla con lo justo.

En cada toma a ras del suelo quedó muy en evidencia el pésimo estado del campo de juego, más parecido a un picadero que a una cancha de fútbol, con trozos de césped arrancados de su lugar e innumerables y peligrosos pozos.

Los últimos minutos continuaron por la misma senda. Con la Argentina dominando y Bolivia observando. Mientras unos comenzaban a dosificar las energías para el partido del sábado ante Ecuador, los otros empezaban a despedirse de suelo brasileño después de una actuación muy discreta: cuatro partidos jugados, los cuatro perdidos. Con dos goles a favor y 10 en contra.

Con el inicio de los cuartos de final arranca la verdadera competencia, después de una etapa de grupos demasiado tranquila para el seleccionado albiceleste. La presencia de Ecuador será de cuidado. El equipo de Alfaro supo complicar a la Argentina en las Eliminatorias, y su cuarto lugar en el grupo A no se condice con su nivel de juego.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines