Lo más visto

Más de Deportes

Así no se disfruta

La afición de Alianza puso el punto negro ayer en el Cuscatlán al detonar pólvora.
Enlace copiado
Así no se disfruta

Así no se disfruta

Así no se disfruta

Así no se disfruta

Enlace copiado
A pesar de que durante la semana se creó un plan de seguridad que incluyó a 150 miembros de la Policía Nacional Civil así como acuerdos entre juntas directivas para evitar la violencia en el juego de ayer entre Alianza y FAS, a la organización se le olvidó que en los pequeños detalles están los errores y a veces las catástrofes.

Ayer, el ambiente pintaba para ser una fiesta que tenía como regalo mayor el liderato del torneo, ese que hoy ocupan los capitalinos tras su victoria por 3-2. Pero un punto negro logró borrar todos los colores que habían en el estadio Cuscatlán.

Mientras los dos equipos realizaban sus prácticas de calentamiento, dos bombas de pólvora de alto poder estallaron en medio de sol general y pusieron la nota lamentable de la jornada. Esto a pesar de que hace siete días se había discutido el tema en la primera división y está prohibido en las bases de competencia. Fue un estruendo que literalmente sacudió los cimientos del estadio Cuscatlán y destruyó parte de tres gradas de “Vietnam”.

Como resultado de todo: una mujer tuvo que ser atendida en la cancha por bajársele la presión, muchos aficionados asustados y un Lisandro Pohl, presidente de Alianza, que se declaró traicionado y que, dijo, buscará a los responsables de la “grandiosísima idea”.

“Yo soy el más dolido. Estoy sorprendidísimo de esto, de que hayan hecho semejante acción. No tengo palabras para describir la frustración que siento y lo traicionado por la barra de aprovecharse de la confianza que hay para hacer semejante cosa, que pudo haber sido peligrosísima”, explicó el presidente albo.

A la mente de muchos seguidores llegó el recuerdo de aquel 7 de marzo de 2004, cuando Jesús Montano falleció en las gradas del estadio “Mágico” González por una acción similar. Ayer, la Cruz Roja atendió a cinco personas por problemas auditivos, mientras que hace nueve años fueron decenas de heridos.

Fredy Lizama, jefe del departamento jurídico de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT), indicó que este caso sale de lo normal y no descartó sanciones drásticas para Alianza. “El martes conocerá el caso el tribunal disciplinario de la FESFUT. Esperamos que el informe del árbitro sea completo, porque en eso se basaría para dar su dictamen”, aseguró el federativo.

El inicio del juego estuvo en duda. La cuarteta arbitral, encabezada por Jaime Ahid Carpio –que dijo informará a la FESFUT de lo acontecido–, pidió garantías a la PNC, que a través del comisionado Ángel Barquero Silva, quien no aceptó responsabilidades por el ingreso de la pólvora de parte de los aficionados, las brindó de palabra, antes de comprometerse a iniciar las investigaciones del caso, las cuales comenzaron luego de que todos los aficionados habían dejado el sector general. Elementos de la División de Explosivos de la PNC examinaron el lugar del estruendo.

Al cierre de esta nota Menfis Rodríguez, junto con otros dos líderes de las barras de Alianza, fueron detenidos y trasladados a las bartolinas de la delegación centro de la PNC bajos los cargos de desórdenes públicos y lesiones. También se conoció que la Fiscalía General de la República se reunirá con autoridades de la policía y FESFUT para buscar alternativas y que este tipo de acciones no vuelvan a ocurrir en los escenarios deportivos.

El partido

“A partir de este evento vamos a informar de todo a la federación y las decisiones que quieren tomar, pero no podemos hacer venir a mucha gente y que se vaya arruinar por otros”, dijo el réferi explicando su decisión de llevar a cabo el partido.

FAS fue el primero en tocar el balón y los primeros en tomar las riendas del juego. Los santanecos se lo permitieron con su planteamiento de entrada en el cual solo incluyó a Jonathan Águila como delantero, apoyado por Álex Larín y Gerson Mayén como volantes de llegada, ocupando a siete jugadores de marca por detrás de ellos. El deseo de no soltar el liderato de la tabla llevó a los tigrillos a tomar sus reservas.

Esta idea de William Osorio la agradecieron los albos, que adelantaron filas y se encimaron sobre el área fasista desde los primeros compaces, aunque el planteamiento defensivo daba resultado a los visitantes, puesto que a Alianza se le complicaba encontrar espacios para hacer su fútbol. La idea de juntar a Osael Romero, Odir Flores y Herbert Sosa –que entró como titular por las molestias musculares del mexicano Jairo Araujo en el calentamiento– no daba frutos y Luis Contreras se la pasaba muy tranquilo, al igual que Miguel Montes, por el lado aliancista.

El juego se centraba en el mediocampo y con los dos equipos metiendo la pierna hasta el límite. Muchas fricciones y poca fluidez. Menos espectáculo.

Pero esto se rompió cuando Alianza encontró la ruta correcta para abrir la defensa santaneca. Y esta la marcaron Emerson Velis, Flores, Osael Romero. Con paredes y toques de primera entre ellos encontraron los espacios que hicieron que Jonathan Faña consiguiera su séptimo gol del torneo y el que abrió el juego. Esto sucedió cuando se jugaba el minuto 36.

Juan Carlos Moscoso tuvo, no mucho después, el empate en sus botines tras un pase al vacío de Mayén. Sin embargo, el zurdo no pudo direccionar bien el globito que intentó y la pelota se fue desviada.

Con la desventaja Osorio hizo una variante en ofensiva, mientras que Ramiro Cepeda, teniendo el marcador a favor, tomó sus reservas y mandó a un marcador. El primero optó por William Reyes (en lugar de Larín), y el segundo, por Elman Rivas (sustituyendo a Velis).

Las decisiones dieron rédito a ambos equipos. Al minuto 51 Rivas mandó un centro que buscaba a Faña, pero que encontró la cabeza de Odir Flores para poner, con culpabilidad de Contreras, el segundo en el marcador.

Pero con la ventaja, Cepeda –luego del juego– aceptó que su equipo se relajó y cedió parte del campo, algo que aprovechó FAS para en 10 minutos llegar al empate. Al '56 culminó una jugada de Ramón Flores, en la que también intervino con una pantalla Jonathan Aguila, para el descuento. Y al '66 transformó en el empate un penalti decretado por el árbitro central tras una falta de Carlos Arévalo a Carlos Carrillo.

Ya para ese momento FAS jugaba con tres delanteros puesto que Alejandro y Alianza atacaban en bloque para tratar de hacer daño. Se había vuelto un juego de ida y vuelta.

Y al '70 llegó la jugada que sentenció el juego. Marvin González cometió una falta cerca del área sobre Elman Rivas y Romero pidió la pelota. La colocó un metro detrás del punto señalado por el árbitro y la ventaja ganada le permitió que su cobro pasara por encima de la barrera y se colocara pegado al poste derecho de Contreras. Fue el séptimo gol de Osael en el torneo.

De nuevo con la ventaja a su favor, Cepeda optó por cuidar el marcador y mandó a un tercer hombre de marca y apostó a la velocidad de Faña.

FAS, en cambio, se volcó sobre la meta de Montes, pero como sucedió el miércoles ante Firpo, lo hizo con más coraje que idea y sin muchos recursos, puesto que no encontró ninguna jugada de peligro.

Con el paso de los minutos la desesperación se alió a los santanecos, que vieron como el liderato se les escapaba de las manos y pasaba a ser de los blancos. La de ayer fue la segunda derrota consecutiva de FAS y la cuarta victoria seguida de los albos, que ya acarician semifinales.

Tags:

  • Alianza
  • FAS
  • polvora
  • Cuscatlan
  • Menfis

Lee también

Comentarios