Lo más visto

Más de Deportes

Aún está dormido

El Athletic dio la sorpresa al ganar al Barça en la Copa del Rey.
Enlace copiado
Aún está dormido

Aún está dormido

Aún está dormido

Aún está dormido

Enlace copiado
El Athletic de Bilbao sorprendió al Barcelona al vencerlo por 2-1 en el juego de ida de octavos de final de la Copa del Rey, en un partido que terminó jugando por 10 minutos con dos futbolistas menos.

Aritz Aduriz e Iñaqui Williams adelantaron al Athletic en la primera mitad, pero el argentino Lionel Messi, de tiro libre, marcó el descuento a los 52'. Por las expulsiones de Raúl García a los 74' y Ander Iturraspe a los 80', el conjunto de Enrique Valverde terminó con nueve jugadores y defendiendo el triunfo casi en su área.

Tal como se esperaba, el encuentro tuvo toda la intensidad de un clásico, con un Athletic muy animado y con un Barcelona sorprendido por la presión constante de los jugadores vascos.

Por eso, al Barça le costaba romper líneas y mantener el balón en sus pies, aunque sus atacantes, sobre todo Neymar, parecían que podían abrir el marcador en cualquier momento.

Del otro lado, los locales mantenían el juego donde querían y preocupaban a la defensa azulgrana.

Bajo esos parámetros se jugó el partido, hasta que a los 24 minutos, el ya clásico gol de Aduriz al Barcelona apareció en San Mamés. Tras un gran centro de Raúl García, el goleador le ganó a su defensor y venció a Ter Stegen con un cabezazo. Fue el noveno gol del delantero de 35 años al Barcelona.

Todavía no se habían recuperado del impacto del primer gol, cuando los visitantes recibieron un nuevo golpe. Esta vez llegó desde un lateral en defensa que los jugadores del Barcelona no pudieron rechazar.

Ahogados por la presión, los visitantes regalaron el balón a Iturraspe, que cedió para Aduriz. El goleador esta vez se vistió de estratega y tocó con el taco para la entrada de Williams, que sacó un violento derechazo de volea que dejó sin posibilidades a Ter Stegen.

El tanto llegó justo cuando San Mamés homenajeaba a su defensa Yeray Álvarez, de 22 años, a quien le fue detectado un tumor en un testículo poco antes de Navidad.

En desventaja, el Barcelona salió en busca de un gol que lo volviera a meter en la eliminatoria, lo que determinó que el partido se tornara muy caliente, sobre todo después de una agresión de Aduriz a Umtiti que el árbitro no vio.

Todo se calentó aún más luego de que el Barcelona reclamó un supuesto penalti sobre Neymar.

El descanso tranquilizó un poco al Barcelona, que salió con otra actitud a jugar la segunda mitad y se encontró con el descuento gracias al de siempre, Lionel Messi, de tiro libre.

La intensidad que pretendió mantener el Athletic pronto se le volvió en contra, con dos expulsiones por infracciones que pudieron ser evitadas, y por las que terminó encerrado en su área y sufriendo muchísimo.

Lee también

Comentarios