Barcelona y Real Madrid, ante una carrera intensa en 15 días

A siete fechas para la conclusión del torneo español, la fase decisiva de la Liga de Campeones se cuela en el calendario de azulgranas y blancos y les obliga a redoblar esfuerzos.
Enlace copiado
Barcelona y Real Madrid, ante una carrera intensa en 15 días

Barcelona y Real Madrid, ante una carrera intensa en 15 días

Barcelona y Real Madrid, ante una carrera intensa en 15 días

Barcelona y Real Madrid, ante una carrera intensa en 15 días

Enlace copiado
Dos semanas, ocho partidos y un único objetivo: Barcelona y Real Madrid se juegan buena parte de sus aspiraciones para esta temporada en los próximos 15 días.

Separados por tan sólo dos puntos en la cabeza de la Liga después del empate del Barcelona en la cancha del Sevilla el sábado, los dos gigantes del fútbol español se preparan para ganar la carrera por el campeonato doméstico, sin posibilidad de descuidar sus compromisos europeos.

A siete fechas para la conclusión del torneo español, la fase decisiva de la Liga de Campeones se cuela en el calendario de azulgranas y blancos y les obliga a redoblar esfuerzos.

Lo hará ya el próximo martes, día en el que el Real Madrid comenzará a jugarse su pase a las semifinales de la máxima competición europea en la cancha del Atlético de Madrid.

"Lo difícil era motivar a los jugadores para este partido, no para el del martes", afirmó Carlo Ancelotti, el entrenador del Real Madrid el sábado, después de que su equipo se impusiera al Eibar por 3-0 y redujera distancias con el Barcelona en la cabeza de la Liga.

El choque frente a los rojiblancos será de máxima intensidad y trascendencia para el vigente campeón de Europa, que no consiguió ganar ninguno de los seis enfrentamientos que ya protagonizó con sus vecinos esta temporada.

Justo un día después, el miércoles, el Barcelona viajará a París para medir sus fuerzas europeas con el Paris Saint Germain (PSG), líder de la liga francesa, que el sábado se proclamó campeón de la Copa de la Liga gala goleando al Bastia por 4-0.

El equipo dirigido por el español Luis Enrique, que ya perdió en la cancha de los parisinos en la primera fase de la Liga de Campeones, no podrá reservar fuerzas ni armas para el partido que el próximo sábado le medirá al Valencia en el Camp Nou.

Será uno de los compromisos más duros para los azulgrana en lo que resta de Liga -los valencianistas luchan también por una plaza para la próxima Liga de Campeones­ y un tropiezo concedería al Real Madrid, que ese mismo día se enfrenta al Málaga en el estadio Santiago Bernabéu, la posibilidad de recuperar el liderato de la Liga.

"Nos queda un calendario muy difícil, pero vamos a plantear lo que queda de Liga como hasta ahora, partido a partido", señaló el azulgrana Sergio Busquets tras el empate 2-2 ante el Sevilla.

Los andaluces, que acumulan 32 partidos sin perder en su estadio y luchan también por atrapar uno de los puestos que dan acceso directo a la máxima competición europea, esperan al Real Madrid el 2 de mayo, en la jornada 35 de la Liga.

Mucho antes, sin embargo, y sin tiempo apenas para el descanso tras la trigésimo segunda fecha, Barcelona y Real Madrid definirán su futuro en la Liga de Campeones.

Los azulgrana afrontarán la vuelta de los cuartos frente al PSG el martes 21 de abril, sólo cuatro días antes de encarar el derby catalán frente al Espanyol en el estadio de Cornellà-El Prat en la jornada 33.
En esa fecha, los dirigidos por Ancelotti visitarán la cancha del Celta, un equipo al que Barcelona sólo pudo superar por 1-0 con tremenda dificultad. Pero antes, el miércoles 22 de abril, los blancos lucharán por su pase a las semifinales de la Liga de Campeones frente al Atlético.

El mes de mayo reserva dos duros compromisos para el Real Madrid en el torneo español -los blancos se miden al Sevilla y el Valencia consecutivamente-, y uno para el Barcelona, que el día 17 visitará la cancha del Atlético.

En medio, entre el 5 y el 13 de mayo, podría colarse de nuevo la exigencia de la Liga de Campeones, si ambos equipos acceden a las semifinales.

"Si el Barcelona pierde puntos son cuentas que no podemos hacer, nuestro objetivo es ganar los diez partidos, lo hemos hecho, no es una utopía", aseveró Ancelotti tras caer ante el Barcelona en el clásico y ver cómo los azulgrana se alejaban a cuatro puntos con diez jornadas por disputar.

"No creo que ninguno de los cuatro equipos que todavía podemos aspirar al título hagamos el pleno", replicó Luis Enrique. "Ojalá me equivoque y sea el Barça quien lo haga, pero en estas fases finales no hay rival que esté por abajo y vaya a ser fácil, todos tienen su peligrosidad", prosiguió el técnico azulgrana. Y no se equivocó.

Su equipo fue el primero en hacer buenas sus palabras y ahora confía en que no le siga dando la razón.

Tags:

  • barcelona
  • real madrid
  • futbol
  • liga de campeones
  • semifinales

Lee también

Comentarios

Newsletter