Bendita Victoria

Alianza ganó su segundo juego del torneo, a costa del Dragón (1-0).
Enlace copiado
Fuerte. Dragón intentó hacer más grande la herida de Alianza, pero acabó derrotado en su visita al estadio Cuscatlán.

Fuerte. Dragón intentó hacer más grande la herida de Alianza, pero acabó derrotado en su visita al estadio Cuscatlán.

Bendita Victoria

Bendita Victoria

Enlace copiado
Y un día volvió a ganar. Alianza respiró y volvió a sonreír tras ocho partidos de espera y a costa del Dragón sumó su segundo triunfo del certamen, con la ilusión que sea el principio de su recuperación en la tabla de posiciones.

El equipo que mandó el argentino Daniel Fernández a la cancha fue el mismo que utilizaba Rubén Alonso, con la única variante de la titularidad de Fito Zelaya, recuperado al fin de su lesión.

El Dragón, mientras, confió en la dupla de Jackson de Oliveira y Allan Muraldo, mostrando el entrenador Omar Sevilla que llegaba al encuentro a proponer, como quedó en evidencia cuando los mitológicos empezaron el partido con las mejores opciones.

La primera clara, y quizás la mejor del partido, la inició De Oliveira, controlando bien el balón ante la marca de dos defensores a la orilla del área, vio el corte de Wilman Torres, que corrió a su espalda para filtrarle el pase, y dejar que el volante mitológico encarara sin marca al portero Óscar Arroyo.

La definición de Torres fue buena, superando la salida del meta albo, pero para su mala fortuna la pelota se estrelló en el poste. Sin embargo, el balón le volvió a quedar en sus pies, aunque con un ángulo más complicado.

Torres quiso rematar de primera intención, pero la pelota chocó en el defensor que estaba sobre la línea, y volvió a dar en el poste, para terminar despejada por la zaga blanca. Susto enorme.

Las combinaciones entre Muraldo y De Oliveira daban buenos resultados, y con un par de toques tras una pared dejaban mal parado a los locales. El brasileño estuvo otra vez cerca de abrir el marcador cuando le robó una pelota a Isaac Portillo, avanzó, se quitó a Iván Garrido, y cuando se disponía a encarar en solitario al arquero se cayó al suelo.

El Alianza empezó a asustar sobre la meta mitológica, en una jugada en la que se combinaron Zelaya y Hérberth Sosa, para que este último quedara solo, pero en fuera de lugar.

Aunque se veían algunos destellos del cuadro albo, se mantenían aún lejos de la portería, por lo que el gol con el que se produjo la ventaja en el marcador fue hasta cierto punto sorpresivo.

No solo porque fue la primera llegada real de peligro del Alianza, sino también porque surgió de un centro que no parecía tener peligro alguno, pero la defensa migueleña se adelantó, dejando solo y habilitado a José Manuel Iglesias, para que de primera intención anotara en el arco de Meme González.

Sobre el último minuto del primer tiempo, Alianza volvió a tener una opción bastante clara de anotar, en una descolgada por el sector izquierdo de Iglesias, quien envió un buen centro que alcanzó a Willis Plaza sobre el manchón penal, pero al mismo tiempo, Fito buscó la pelota, por lo que se enredaron, y la defensa mitológica supo recomponerse para despejar.

Después, Sosa le puso un balón inmejorable al mismo Iglesias para que otra vez llegara solo ante Manuel González, que salió a achicar bien, tapando el ángulo, por lo que al capitalino no le quedó otra que globearla, pero muy por encima de la meta.

El Alianza dominaba por completo las acciones en la segunda mitad, y por si fuera poco el fallo que había tenido Iglesias, Zelaya tuvo uno peor dos minutos después, a los 53 minutos.

Willis Plaza corrió toda la banda hasta meterse al área, pero vio a su compañero que entraba solo, poniéndole un pase perfecto, que superó a Meme González y dejó a Fito solo para que la empujara, pero para sorpresa de todos, el delantero la voló con la meta vacía.

Los minutos seguían, y el Alianza no encontraba la forma de aumentar la cuenta, aunque por opciones no podía quejarse, y estaba desperdiciando muchas que después podría lamentar.

Wilman Torres perdió una pelota en la media cancha y arrancó el contraataque blanco, que terminó en un tiro de Manuel Iglesias que atajó bien el arquero dragoniano.

El Dragón también tuvo lo suyo y estuvo a punto de sorprender a los albos. Jackson de Oliveira le cedió la pelota con un taconazo a Gerson Serpas, quien se animó con un zurdazo que estaba para más, pero terminó muy por encima del travesaño.

Dos minutos después, fue un tiro libre cobrado también por De Oliveira que iba esquinado, pero justo ahí fue el vuelo del arquero Arroyo.

Lee también

Comentarios

Newsletter