Lo más visto

Más de Deportes

Benji les dijo neles

Águila rescató un empate en el clásico, gracias a su guardameta.
Enlace copiado
Benji les dijo neles

Benji les dijo neles

Benji les dijo neles

Benji les dijo neles

Enlace copiado
Jorge Morán se paró frente a la pelota. En sus pies tuvo los tres puntos del clásico, pegó carrera y colocó el balón al lado derecho. Si lo hacía, su equipo vencía; si fallaba, el dolor del error y la victoria que se escapaba. Del lado emplumado, Benji Villalobos adivinó, atajó y la euforia estalló en la otra hinchada, la emplumada. Empatar no es tan bueno como ganar, pero siempre es mejor que perder.

A eso se quedaron ayer FAS y Águila. Llegados al clásico como colosos, convirtieron el encuentro en un combate de pollitos, sin mayor emoción.

FAS mantuvo el liderato, Águila continúa en puestos de clasificación sumando una jornada más sin perder y hasta ahí lo rescatable.

Pólvora, bronca, gritos, cantos, roces. En la primera de FAS Guillermo Stradella chocó con Jimmy Valoyes y acabaron intercambiando golpes. El árbitro optó por la mesura y el silencio.

En el campo FAS imponía respeto. Fernando Castillo, el jugador revelación este torneo de los tigrillos, probó a los ocho minutos los reflejos de Benji Villalobos, pero tapó sin dar rebotes.

Finalmente, a los 22 minutos FAS cometió su primer pecado. Provocó una falta en un sector ideal para la zurda de Nicolás Fagúndez, pero terminó rematando Henry Romero. El “Catracho” ejecutó colocado, con dirección a marco, impecable. Su intento no acabó en gol por gracia de Simioli, quien salió más vivo que todos al colocarse en el poste que generalmente descuida el portero, rechazando sobre la línea.

Las siguientes de Águila fueron por obra y gracia de la contra. Fagúndez filtró a Ortiz, que se escapó y metió un centro al que no llegó la pierna del “Turu” Flores. Muy poco en un primer tiempo.

El segundo fue la misma historia en estado de depresión. Águila se fue borrando ofensivamente conforme avanzaban los minutos, porque no aparecía Fagúndez. Y en los orientales, “no Fagúndez, no party”.

Mientras tanto, FAS esperaba tranquilo el error que le permitiera tener profundidad para anotar. No llegó. Y tampoco encontró otras variantes para provocarlo. Solo tuvo el penalti de Morán y este acabó rechazado por Benji. Triste epílogo de un clásico opaco.

Lee también

Comentarios