Lo más visto

Más de Deportes

CALMADA, SERENA

La tenista estadounidense pasó apuros ante su compatriota Christina Mchale, en londres.
Enlace copiado
CALMADA, SERENA

CALMADA, SERENA

CALMADA, SERENA

CALMADA, SERENA

Enlace copiado
La estadounidense Serena Williams, defensora del título, logró calmar sus nervios y aunque destrozó una raqueta sentada en su silla, y la lanzó luego al foso de los fotógrafos, logró vencer a su compatriota Christina Mchale, por 6-7 (9), 6-2 y 6-4 en dos horas y 30 minutos en la segunda ronda de Wimbledon en un juego que se le complicó mucho más de lo previsto.

Su hermana Venus, octava favorita, superó a la rusa Daria Kasatkina, por 7-5, 4-6 y 10-8 y será la rival de la española Carla Suárez en los octavos de final.

Venus, que ganó cinco veces Wimbledon, entre los siete grandes que colecciona, tiene 36 años y es la más veterana del cuadro femenino este año. Su partido se suspendió por la lluvia cuando disponía de una segunda oportunidad para cerrarlo con 7-6 y 40-30 en el tercer parcial. Su rival salvó ese “match-point” en la reanudación, pero luego Venus se mostró implacable.

Venus tiene 78 victorias en Wimbledon y es la segunda con más éxitos detrás de su hermana Serena con 80. “Si juego ante Venus sé que es una rival dura, con mucha historia aquí. Ha tenido muy buenos momentos en este torneo y siempre es especial jugar contra ella, pero habrá que ser conscientes de que es una jugadora peligrosa”, analizó Suárez, tras superar a Marina Erakovic, por 6-2 y 6-3.

En el cuadro masculino, la lluvia salvó al serbio Novak Djokovic, actual defensor, porque su partido se disputaba en la pista 1, una de las exteriores del recinto, cuando quedó interrumpido, con el estadounidense Sam Querrey ganando por 7-6 (6) y 6-1.

En este caso, no jugar en la central benefició al número uno del mundo, que tras 73 minutos de lucha veía peligrar su estatus, y su objetivo de seguir en la lucha por ganar los cuatro grandes en la misma temporada.

El partido de Djokovic quedó reporgramado para terminar este día.

El suizo Roger Federer, mientras, sí logró acabar la jornada con victoria, porque su partido estaba programado en la pista central, la única con techo retráctil, donde se impuso por 6-4, 6-2 y 6-2 al británico Daniel Evans, para ganar el partido 150 de su carrera en cancha de hierba, un número significativo para el veterano tenista.

Lee también

Comentarios