Lo más visto

Más de Deportes

CLASIFICÓ RASPADO

EL REAL MADRID PASÓ A OCTAVOS TRAS UN SUFRIDO GANE AL SPORTING.
Enlace copiado
CLASIFICÓ RASPADO

CLASIFICÓ RASPADO

CLASIFICÓ RASPADO

CLASIFICÓ RASPADO

Enlace copiado
El Real Madrid ofreció una imagen pobre, alejada del éxito de hace tres días en el estadio Vicente Calderón ante el Atlético, con un gol de Karim Benzema en el minuto 87, ganó 1-2 al Sporting de Portugal y selló su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones.

El francés, suplente como el pasado sábado, apareció al final del encuentro para rescatar a un equipo gris, sin muchas ideas pero que salió con vida de Lisboa después de firmar un encuentro extraño en el que el resultado fue lo único positivo para los hombres de Zidane.

Sergio Ramos volvió a erigirse como jefe de la zaga y fue clave en una de las pocas jugadas aisladas del primer tiempo. Aunque aún anda falto de un poco de ritmo de competición, conserva a la perfección su intuición para aparecer cuando todo parece perdido.

Al final de la primera parte, en la que los blancos no funcionaron tan bien como en el Calderón. Isco, apareció poco; Bale y Lucas Vázquez parecían ausentes; Modric, menos inspirado; y de Cristiano, pocas noticias.

Enfrente, el Real Madrid tenía a un buen equipo que tal vez tenga menos puntos de los que merece.

Sin la inspiración madridista y con el orden portugués, los primeros 45 minutos se resumieron con un único disparo entre los tres palos del Real Madrid que acabó en gol. Lo marcó Raphael Varane, después de una falta sacada por Modric que remató mal Cristiano para dejar el balón en los pies del francés. Entonces, solo delante de Rui Patricio, abrió con comodidad el marcador.

La vuelta al césped fue accidentada para el Real Madrid, que en los primeros minutos sufrió el empuje de su rival y dos incidentes que acabaron con Gareth Bale fuera del campo por lesión. Antes, Marcelo dio un susto, pero pudo continuar. El galés, con el tobillo derecho dolorido, no.

Al 80’, apareció Fabio Coentrao. Marcelo dejó su hueco y poco después de salir al campo provocó un penalti absurdo. Con los brazos en alto mientras estaba dentro del área, recibió un pelotazo que no admitía dudas: pena máxima que marcó Adrien Silva.

Con 10 minutos por delante, el equipo de Zidane intentó arreglarlo. Y, cuando todo parecía destinado, apareció Benzema. El francés, a falta de tres minutos, hizo el 1-2 en el segundo disparo a portería del Real Madrid en todo el partido. Efectividad cien por cien.

Lee también

Comentarios