Contra el tiempo

La economía brasileña estaba en auge cuando el país recibió los juegos en 2009.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se reunirán esta semana con líderes de las federaciones deportivas, y el encargado del ente rector del remo anticipa lo que le dirán: que no se construirá una grada temporera para 4,000 espectadores en la sede de su deporte.

En la instalación de natación ya se eliminaron varios miles de asientos. Y la federación de vela se enteró hace más de un año que fueron descartados los planes para la instalación de graderías.

Recortes, recortes y más recortes. Esa es la situación entre los organizadores a 200 días de los Juegos Olímpicos.

Los televidentes probablemente no lo notarán cuando empiecen el 5 de agosto los primeros juegos en Sudamérica, pero los organizadores de Río realizan recortes en todos lados para rebanar unos $500 millones del presupuesto operacional de los juegos, que asciende a $1,850 millones.

“Estoy en esto desde (los juegos de) Los Ángeles en 1984, y jamás hemos tenido una situación en la que un país organice unos juegos en una situación tan vulnerable”, dijo el director ejecutivo de la federación internacional de remo, Matt Smith.

La economía brasileña estaba en auge cuando el país recibió los juegos en 2009. Ahora atraviesa por su peor recesión desde la década de los treinta. El valor del real cayó casi 50 % frente al dólar y la inflación supera el 10 % y va en aumento. Con problemas de liquidez, Río ha reducido el uso de voluntarios. La transportación está siendo revisada. Pocos de los resultados de los juegos serán impresos en papel y el patrocinador olímpico Panasonic otorgará ayuda para la presentación de las ceremonias de inauguración y clausura.

A pesar de esto, el Comité Olímpico Internacional intenta fijarse en lo positivo y tratando de ganar la carrera al tiempo.

Tags:

  • juegos olimpicos
  • rio 2016
  • reseción

Lee también

Comentarios

Newsletter