Cristiano Ronaldo se confiesa en una carta muy íntima

Cristiano Ronaldo, delantero del Real Madrid, detalló aspectos familiares y de su infancia poco conocidos en esta carta.

Enlace copiado
Cristiano Ronaldo se confiesa en una carta muy íntima

Cristiano Ronaldo se confiesa en una carta muy íntima

Enlace copiado

Cristiano Ronaldo reveló fragmentos de su niñez e hizo un ligero recorrido por su carrera como futbolista en una carta publicada por el medio "The Player's Tribune", la cual fue titulada "Madrid: Mi historia".

El emotivo relato del delantero portugués se remonta a los 7 años de edad, cuando se dio su incorporación a la filial del equipo Andorinha gracias a su padre.

"Antes yo solo jugaba en las calles de Madeira con mis amigos. Y cuando digo calle no me refiero a una callecita vacía. Quiero decir una calle. No teníamos porterías ni nada, y teníamos que parar el partido cada vez que pasaba un coche. Yo era muy feliz así, pero mi padre era el utillero del CF Andorinha y no paraba de animarme a ir y jugar con el equipo filial. Yo sabía que eso le haría sentir orgulloso, así que fui". explicó el jugador. 

Cristiano ahora ha gando cuatro Ligas de Campeones, tres de ellas con el Real Madrid, y pocas veces había hablado tan profundo de su pasado.

Cristiano también evocó momento familiares que fueron claves para él. “Yo seguía mirando a la banda antes de cada partido y veía ahí a mi padre, de pie, solo. Hasta que un día -jamás olvidaré esta imagen- mientras calentaba, volví a mirar como siempre y ahí estaban mi madre y mis hermanas, sentadas en la grada. Parecía… ¿Cómo decirlo? Parecía que estaban cómodas. Estaban abrazadas, y no aplaudían ni gritaban, solamente me saludaban, como si aquello fuera un desfile o algo así”, rememoró.

Las limitaciones económicas y las críticas han sido parte de los retos que ha tenido que superar. “Es cierto que no teníamos mucho dinero en esa época. La vida no era fácil entonces en Madeira. Solía jugar con botas viejas que heredaba de mi hermano o que me prestaban mis primos. Pero cuando eres niño, no te preocupa el dinero".

UNA BESTIA DESDE PEQUEÑO
Cristiano tiene presente que desde pequeño causaba el asombro de la gente y de sus propios compañeros. 

“Recuerdo la primera vez que escuché a uno de ellos decirle a otro, “¿Has visto lo que acaba de hacer? Es una bestia. Empecé a escucharlo a menudo. Incluso a los entrenadores. Pero siempre había alguien que decía: 'Sí, pero es una pena que sea tan pequeño'”. 

Pero nada lo detuvo: “Quería jugar en la selección nacional y en el Manchester, porque solía ver la Premier League por la televisión cada fin de semana. Me fascinaba la velocidad a la que se jugaban los partidos y los cánticos de los aficionados. El ambiente me ponía la piel de gallina. Cuando me convertí en jugador del Manchester fue un momento de máximo orgullo para mí. Pero creo que lo fue más para mi familia”.

Con el tiempo vinieron las satisfacciones, dijo el luso. “Durante los últimos ocho años, he conseguido cosas increíbles en Madrid. Pero para ser sincero, la sensación al ganar trofeos es diferente a medida que mi carrera ha avanzado. Especialmente en los últimos dos años. En el Madrid, si no lo ganas todo, hay gente que lo considera un fracaso. Esas son las expectativas que genera la grandeza. Ese es mi trabajo”.

Y confiesa que la vida le ha cambiado desde que es padre: “Es el momento justo después de ganar la última final de la Champions en Cardiff. Acabábamos de hacer historia. Tras el pitido final, sentí que había mandado un mensaje al mundo. Pero entonces mi hijo entró al campo a celebrar conmigo… y la emoción cambió al instante. Él estaba corriendo de un lado para otro con el hijo de Marcelo. Agarramos el trofeo juntos. Y después paseamos por el campo de la mano. Es una alegría que jamás había sentido hasta ser padre”.

Aquí podés leer la carta completa: Madrid, mi historia

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter