Cuatro jugadores reconocieron amaños en selección

Los testimonios en poder de la Fiscalía revelan que al menos uno de los acusados aceptó ser testigo criteriado por parte de la FESFUT para que su pena fuera menor a la del resto.
Enlace copiado
Cuatro jugadores reconocieron amaños en selección

Cuatro jugadores reconocieron amaños en selección

Cuatro jugadores reconocieron amaños en selección

Cuatro jugadores reconocieron amaños en selección

Enlace copiado
Declaraciones de testigos en poder de la Fiscalía General de la República (FGR) revelan que al menos cuatro exjugadores confesaron su participación en el arreglo de resultados con la selección nacional mayor.

Dos de ellos están en régimen de testigos protegidos. Uno de ellos aceptó colaborar con las investigaciones que realizó la FESFUT con tal de que la sanción deportiva fuera menor a la del resto de acusados, por lo que no fue castigado de modo vitalicio.

Con base a ese beneficio, este testigo aceptó “ampliar” dos veces su testimonio, hasta que reveló los nombres de todos los que participaron en los arreglos de los partidos que la selección mayor sostuvo ante el DC United, el 19 de junio de 2010, y ante Paraguay, el 6 de febrero de 2013.

El 1.º de agosto de 2013, ante el asesor jurídico de la FESFUT, Fredy Lizama Martínez, este testigo aceptó que hubo una reunión previa al partido ante el DC United, en Washington, a la cual asistieron él y sus compañeros Víctor Turcios, Eliseo Quintanilla, Dagoberto Portillo y Mardoqueo Henríquez, más tres extranjeros que él no conocía, pero que les propusieron vender ese partido; algo que, al final, según asegura, no sucedió. En esa primera declaración sostuvo: “No acepté dinero en ninguno de los juegos a los cuales he sido convocado, tengo particularmente mi conciencia limpia, ya que nunca he aceptado dinero por alterar resultados”.

Sin embargo, el 29 de agosto de 2013 se volvió a presentar a las oficinas de la FESFUT para ampliar la entrevista. “Antes no quise dar más detalles por temor y por seguridad hacia mi persona y mi familia”, se lee en el acta que la FGR tiene en su poder.

En esta ampliación, aseguró que el portero Dagoberto Portillo y el defensor Mardoqueo Henríquez llevaron la batuta en el intento de arreglar el partido ante el DC United.

Más importante aún, aceptó haber participado en el amaño del partido ante Paraguay: “Quiero agregar que durante mi participación en la selección también ocurrió otro hecho, el cual no lo había dicho por temor, y es que en este año (2013) se llevó a cabo un partido contra Paraguay y que encontrándome en mi habitación con Dago (Portillo), un día antes del partido, llegó Mardoqueo (Henríquez) para ofrecernos que vendiéramos el partido, ofreciéndonos $10,000 a cada uno, para que perdiéramos por 3-1. Le preguntamos que cómo nos darían el dinero y nos dijo que ‘el Mudo’ Montes lo tendría en El Salvador, habiendo aceptado la propuesta y Mardoqueo nos dijo que otros jugadores también habían aceptado, que fueron (Miguel) Granadino, Darwin Bonilla, Osael Romero y Christian Castillo, de los que recuerdo. Los nombres de los que aceptaron los sé porque los dijo Mardoqueo. Ese partido lo perdimos 3-0”.

Luego contó cómo todos los que aceptaron arreglar ese juego se reunieron con Montes días después en una gasolinera de Antiguo Cuscatlán, donde recibieron dinero por la derrota ante Paraguay.

En una tercera entrevista en la FESFUT y ante personeros de la FGR, brindada el 3 de septiembre de 2013, este testigo reiteró todo lo del arreglo ante Paraguay; reveló que cada futbolista iba a recibir $10,000 por participar en la trampa y pidió una “colaboración” por su aporte con las confesiones. “Pido que se reconozca mi profesión de futbolista y que me sea concedido por la comisión algún beneficio por la colaboración que he brindado, aunque sé que es difícil después de todo lo que he dicho, pero que necesito que las decisiones que se tomen en mi caso sean las más adecuadas”, se lee en el acta de su testimonio, en la que también pedía seguridad para su familia y confidencialidad.

Confirmación

Pero también hubo otro testigo que aceptó su participación en amaños e incluso reveló que fue amenazado si contaba algo al respecto.

En este caso, el testigo confirmó directamente a la Fiscalía su participación y la de otros de sus compañeros en el arreglo del resultado ante Paraguay. “Uno o dos días antes del partido se me acercó Dago Portillo en un entreno en el Albergue del Futbolista de la FESFUT y me dijo que nos viéramos en su habitación (la de Dago) al final del entreno. Cuando llegué, también estaban Mardoqueo Henríquez, Cristian Castillo, Carlos Monteagudo, Darwin Bonilla y Miguel Granadino. Dago nos dijo que había $10,000 para cada uno si perdíamos ese juego y Mardoqueo lo respaldó, diciéndonos además que nadie debía decir nada fuera de esa habitación porque ‘podía pasar algo’, lo que entendí como una amenaza. Ya en el avión, Dago me repitió que me callara y antes del partido me dijo que jugara mal”, se lee en el acta de la FGR.

Según este testigo, el partido se perdió tal como se había pactado y cuando regresaron al país se vieron con Miguel Montes para recibir su pago, pero que él no recibió lo acordado.

“Montes solo me dio $7,000 y le reclamé por esa cantidad, pues habíamos acordado que serían $10,000, así que no se los quise agarrar, a lo que Montes me respondió: ‘¿Sabés lo que estás haciendo? Acordate, yo sé donde viven tus papás’, lo cual me dio cierto temor y lo interpreté como una amenaza, así que tomé el dinero y me callé”, agrega el testimonio.

El testigo agregó, además, que siempre que coincidían en selección se reunían Ramón Sánchez, Alexánder Escobar, Alfredo Pacheco, Mardoqueo Henríquez, Dagoberto Portillo y Dennis Alas, por separado.

Implicados

Los otros dos jugadores que confirmaron su participación en por lo menos un partido amañado fueron Dennis Alas y Dagoberto Portillo, de quien la FGR tiene, además, pruebas a través de mensajes vía celular, como publicó LA PRENSA GRÁFICA.

Aunque Portillo negó el lunes su participación en este tipo de acciones en el programa radial “Los Provocadores”, un testimonio que brindó de manera voluntaria en la FESFUT, el 20 de agosto de 2013, lo liga directamente al arreglo del juego ante Paraguay.

“Ese partido lo perdimos 3-0 y al regresar a El Salvador fue Montes quien me entregó el dinero en una gasolinera en Antiguo Cuscatlán, pero ‘el Mudo’ solo me entregó $9,000 (de los $10,000 pactados) porque ‘había tapado muchos goles’, según él”, se puede leer en el acta que posee la FGR en el expediente de pruebas y que fue proporcionada por la misma FESFUT.

Alas también aceptó ante la Federación, el 19 de agosto de 2013, su participación en el amaño de un partido ante México, en la Copa Oro de 2011: “Respecto al partido ante México, un día antes del juego, en el hotel, Montes me dijo a mí, a Luis Anaya, Ramón Sánchez, Marvin González y Reynaldo Hernández que subiéramos a su cuarto. De entrada, nos dijo que si queríamos hacer negocio con el partido, porque, después de todo, ‘México nos daría verga’, así que podíamos hacer un dinero extra por dejarnos ganar 5-0. Todos en la reunión aceptamos, porque sabíamos que íbamos a perder. El día del juego perdimos tal y como habíamos acordado y después de la cena Miguel Montes nos dio el dinero a cada uno”, declaró el exseleccionado nacional.

Cabe mencionar que estas declaraciones de Portillo y Alas eran las segundas que daban en la FESFUT, motivados principalmente porque en la primera, dada el 1.º de agosto de 2013, había datos que no concordaban con lo que días después declararon a la Fiscalía.

Todos estos testimonios forman parte del expediente de pruebas que la FGR presentó ante el Juzgado Quinto de Instrucción de San Salvador, en una acusación contra 11 exjugadores de selección nacional y tres extranjeros por encubrimiento de lavado de dinero y asociaciones ilícitas.

Lee también

Comentarios

Newsletter