De la pesadilla al sueño perfecto

La selección remontó un 4-0 en contra y superó 7-4 a Jamaica, en un partidazo que nos dejó como líderes del grupo A y con la esperanza más grande que nunca de llegar al Mundial.
Enlace copiado
De la pesadilla al sueño perfecto

De la pesadilla al sueño perfecto

De la pesadilla al sueño perfecto

De la pesadilla al sueño perfecto

Enlace copiado
El Salvador empezó viviendo una verdadera pesadilla en el encuentro que cerró la fase de grupos ante Jamaica, y luego de empezar perdiendo 4-0 el primer período,  en la etapa final encontró la remontada y el dominio del partido para imponerse con un categórico 7-4 que deja demostrado el nivel que tienen los cuscatlecos en fútbol playa.

Cuando arrancó el juego entre El Salvador y Jamaica en el estadio de la Costa del Sol, los caribeños mostraron su superioridad. Ambas selecciones ya llegaron clasificadas a esta instancia, y dirimirían quién se quedaría con el primer lugar del grupo, lo cual supondría una ventaja evitando a Estados Unidos como segunda del grupo C.

Sin embargo, luego de la agónica victoria de los norteamericanos sobre Barbados, quedó demostrado que ningún adversario será fácil en etapa definitiva.

Jamaica se puso en ventaja en el marcador cuando Jermaine Anderson recibió una pelota sobre tres minutos y definió sobre la salida de Hérberth Ramos, dando la sorpresa en el estadio.
Con la ventaja en el marcador, los jamaiquinos eran los dueños de la calma, pero El Salvador tampoco bajó los ánimos, y apenas un minuto después tuvo una opción al cobrar Agustín Ruiz un tiro libre que tapó con dificultades el portero.

Jamaica no se amilanó y consiguió un segundo gol que era importante, ya que demostraba que la ventaja obtenida no sería momentánea. Jermaine Anderson se la dejó a Phillipe Peddie para definir con sobriedad.

Anderson seguía siendo una pesadilla, y era un torbellino apenas en la primera parte. "Tuffy" se la robó a Frank Velásquez y definió el 3-0.

Y por si esto fuera poco, Jamaica no se cansó de hacernos ver la pésima noche que estábamos viviendo. Daemon Benjamin tuvo problemas para definir en un principio el tiro de esquina, pero en el suelo no llegó ninguna marca y la punteó para el increíble 4-0.

Terminó la primera mitad, y Jamaica se va con la ventaja de 4-0 en el marcador y la frustración en la afición cuscatleca.

El Salvador arrancaba la segunda mitad con la imperiosa necesidad de descontar lo más pronto posible, mientras que negocio jamaiquino consistiría en mantener la calma y dejar que el tiempo pasara, y en la manera de lo posible, aumentar la cuenta.

Finalmente El Salvador encontró el descuento en un gol de riñones de Agustín Ruiz, al quitarse la marca del defensor y definir por debajo del portero.

El Salvador marcó el segundo cuando Abraham Henríquez sacó un tiro que picó en la arena y se le coló por encima al portero. El Salvador empezó a meter presión y a demostrar el verdadero nivel. En apenas seis minutos ya había descontado dos goles, y el 4-2 parecía remontable. Abraham Henríquez sacó un tiro que picó en la arena y se le coló por encima al portero.

La tercera anotación, que abría la esperanza fue obra de Agustín Ruiz, que recibió la pelota dentro del área y definió ante el portero que soltó la posesión del balón y se la dejó al alcance del ariete nacional. La remontada parece posible ahora.

El partido tomó un ritmo muy favorable para los nuestros, y parece que es cuestiónnde tiempo para que empaten. Los jamaiquinos están perdiendo bastante tiempo en cada jugada.

El portero jamaiquino se conviertió en figura al atajar una espectacular jugada en un remate de Agustín Ruiz a quemarropa. Pero Jamaica también lo intentaba, y en un tiro desde fuera del área que pegó en el poste pudo conseguir el quinto.

Al iniciar el tercer período, el entrenador Rudis Gallo hizo ingresar a Eliodoro Portillo en la meta, conociendo los atributos como rematador de larga distancia. Fue tanta la insistencia de El Salvador que finalmente encontró el empate, luego de levantar la pelota desde el suelo y soltar un zurdazo que se le coló en la esquina al cancerbero.

Y lo que parecía imposible sucedió. El Salvador marcó el quinto gol, el de la ventaja que parecía imposible 20 minutos antes. Agustín Ruiz marca su triplete después de hacer un amague y colocarla por debajo del meta caribeño.

Luego, Rubén Batres marcó el gol que demostraba que el potencial de El Salvador en fútbol playa es avasallador. A través de un tiro libre el nacional sacó un trallazo que fue imposible de detener para el portero jamaiquino.

Rubén Batres volvió a anotar el séptimo, que ya era de satisfacción para un público extasiado, que en los últimos minutos se divirtió viendo el triunfo del combinado nacional, que terminó con nueve puntos el grupo, y con grandes expectativas de llegar al quinto Mundial consecutivo.

Tags:

  • premundial de futbol 2015
  • concacaf
  • el salvador
  • jamaica

Lee también

Comentarios

Newsletter