Lo más visto

De mala producción

Águila se hunde por dentro y está a un juego de igualar su peor registro en fila sin ganar.
Enlace copiado
Enlace copiado
No gana, separa jugadores “desleales”, su técnico está en un hilo, no convoca ya ni a su propia afición. Y todavía (dicen que) hay una campaña contra ellos. Águila no está en horas bajas. Es que ya ni siquiera vuela. Y como colofón a todo, mañana podría igualar su peor registro de partidos seguidos sin gozar una victoria en torneos cortos en el fútbol salvadoreño.

Así es. Sumados los últimos tres partidos del torneo anterior, Apertura 2012, en los que cayó tres veces consecutivas ante Isidro Metapán —en la jornada 18 y en los dos encuentros de semifinales— y los siete que van del Clausura 2013, Águila cuenta ya hasta 10 partidos sin poder sumar de a tres. Como no podía ser de otra manera, está en crisis y en un clima irrespirable e insufrible en San Miguel. Alicaído, el de mañana contra Luis Ángel Firpo podría ser su partido 11 en fila sin poder ganar, con lo que igualaría un registro impuesto hace ocho años en sus estadísticas.

En aquel entonces, entre la jornada 16 del torneo Apertura 2004 y la fecha ocho del Clausura 2005, los negronaranja sumaron 11 partidos sin ganar. Empataron cinco de esos juegos y perdieron los restantes seis, incluido cinco de las primeras ocho jornadas del segundo campeonato; números bastantes similares a los que acumulan hoy los pupilos de Víctor Coreas.

Once Municipal, Firpo, Alianza, Limeño, Metapán, FAS, Once Lobos. Hasta San Salvador. Todos fueron verdugos de un cuadro oriental que un torneo antes se quedó fuera de semifinales y que, en el torneo de 2005, arrancó con pata izquierda bajo el mando del argentino Jorge García hasta acabar el torneo convertido en un desastre, con 20 puntos y la clasificación a semifinales como un mal chiste para sus aspiraciones.

Vistos en un espejo, este Águila camina —por que ya no vuela— por el mismo sendero de aquel. Apenas ha empatado dos juegos en lo que va del Clausura 2013, contra Santa Tecla y Once Municipal, y ha hincado la rodilla ante FAS, Alianza, Isidro Metapán, Atlético Marte y Juventud Independiente.

Con números así, únicamente la diferencia de gol en relación a la Universidad de El Salvador impide que los emplumados bailen con la más fea y ocupen el fondo de la tabla en solitario. Si bien ambos equipos han convertido cinco goles, los emplumados han recibido 12 por 15 de los académicos. Hasta el momento, esos tres goles son la diferencia para no ver a Águila en el último puesto de la tabla.

Así, para no repetir el bochorno de 2005, a los emplumados no les queda de otra que ganar a Firpo. Ampararse a sus delanteros que no han hecho un solo gol en siete partidos y defenderse pese a las bajas de tocados y los expulsados por “desleales”.

Lee también

Comentarios