De nuevo Ronaldo

Real Madrid clasificó a los cuartos de final de Champions tras eliminar al Manchester United en un juego influido por la expulsión de Nani.
Enlace copiado
De nuevo Ronaldo

De nuevo Ronaldo

Enlace copiado
El Real Madrid se clasificó ayer a cuartos de final de la Liga de Campeones al vencer por 2-1 en el campo del Manchester United en un partido que tuvo emoción, sudor, polémica y un gol decisivo de Cristiano Ronaldo.

El Real Madrid acudió a Old Trafford lleno de urgencias y sufrió lo indecible. Pero una expulsión del local Nani, la clarividencia de Luka Modric y el sentido de la oportunidad de Cristiano Ronaldo provocaron un hecho histórico: el equipo blanco remontó un 1-1 logrado en la ida en Liga de Campeones por primera vez en su historia.

Alex Ferguson sorprendió con su alineación al dejar en el banquillo a Wayne Rooney y Kagawa. Lo tenía claro: el Real Madrid sufre ante equipos cerrados porque le cuesta llegar al área con combinaciones de balón.

Así sucedió. El Manchester United no solo estuvo muy cómodo en la primera parte, sino que suyas fueron las dos ocasiones más claras: un remate de Vidic al palo tras un saque de esquina y tiros de Robin van Persie y Welbeck.

Con Xabi Alonso tapado, el Real Madrid no fue capaz de dar cuatro pases seguidos. Como acostumbra, renunció a jugar por las bandas y apenas pudo hacer llegar balones a Cristiano Ronaldo, que se marchó al descanso casi inédito. Igual que Mesut Özil.

El Real Madrid se marchó al descanso sin ninguna ocasión clara de peligro y con Angel Di María lesionado. Tan malo le pareció el escenario a José Mourinho que el sustituto del argentino fue Ricardo Kaká. Un cambio ofensivo, qué duda cabe. El Manchester United, con su férrea defensa, había sido mejor.

Y lo que ocurrió al inicio de la segunda parte es que el Manchester United marcó. Ocurrió en una jugada muy desafortunada del Real Madrid, que también defendió mal. Nani centró en el área y Sergio Ramos hizo un autogol.

Pero el encuentro dio otro giro inesperado a los 57 minutos, cuando el árbitro turco Cüneyt Çakir expulsó a Nani por poner la bota en el pecho de Arbeloa. Mourinho movió pieza de nuevo y puso a Luka Modric por Arbeloa.

Con ello, el Madrid entró en “modo asedio”. Con más empuje que juego, metió al rival en su área mientras Old Trafford infundía fuerzas a los suyos.

El empate llegó por su propio peso. A los 66 minutos, Modric estuvo lúcido, disparó desde la frontal y el balón entró tras golpear en el palo. Tres minutos después llegó el segundo tanto blanco cuando Mesut Özil jugó profundo a Gonzalo Higuaín y el argentino puso un gran balón raso que encontró al crack: Cristiano Ronaldo. El portugués estiró la pierna, marcó y no lo celebró en deferencia a la que fue la casa.

Fiel a su naturaleza, Mourinho prefirió guardarse y quitó del campo a Özil para poner al defensa Pepe. Al Manchester United le quedó orgullo y quiso morir en el área rival. Y hasta pudo igualar con un remate de Giggs que sacó Diego López con una extraordinaria parada. El arquero del Real Madrid estuvo sensacional.

El partido acabó con Ferguson poniendo su dedo acusador con el árbitro y el Real Madrid celebrando la clasificación. Está en cuartos después de sufrir una agonía. Y de nuevo con un gol salvador de Cristiano Ronaldo.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter