Demasiado Cristiano

Ronaldo anotó los tres goles de la remontada del Madrid.
Enlace copiado
Figura. Cristiano Ronaldo vivió una de sus mejores noches como jugador del Real Madrid, ayer.

Figura. Cristiano Ronaldo vivió una de sus mejores noches como jugador del Real Madrid, ayer.

Demasiado Cristiano

Demasiado Cristiano

Enlace copiado
Cristiano Ronaldo, con un triplete para los anales de la historia del madridismo (3-0), puso color a las viejas gestas blancas, levantó los dos goles de desventaja ante el Wolfsburgo y clasificó a su equipo para su sexta semifinal de Champions consecutiva.

El Santiago Bernabéu rememoró una de sus noches mágicas, recuperó el ambiente de las viejas gestas y disfrutó de la remontada de un equipo que se jugaba la temporada en 90 minutos. Hubo que tirar de otros aspectos y de Cristiano. El verdadero líder salió al rescate con un partido para enmarcar.

No salió a encerrarse el Wolfsburgo, pero fue atropellado. No hay remontada posible sin un gol en el primer tercio del partido. Y en 17 minutos, el Real Madrid ya llevaba dos.

Al 15' Carvajal puso un centro raso al segundo palo, donde sufren los defensas y el portero rival, y aparecen los devoradores del gol. Habitaba esa zona de peligro Cristiano, que empujó a la red el primero.

Desataba la locura, un minuto después, Cristiano inventó un testarazo picado a un saque de esquina de Kroos para firmar su doblete.

Paciencia y sentencia

Fueron minutos de vendaval blanco. Tras el 2-0, el Real Madrid decidió bajar el ritmo y aumentar el riesgo. Permitió resucitar al Wolfsburgo por momentos, entregarle el balón y guardar fuerzas para el tanto definitivo.

Además, el jugador más brillante de la ida caía lesionado, Draxler dejaba a los alemanes sin una de sus mejores armas y el Bernabéu temblaba ante una indecisión de Marcelo. Henrique tardó en chutar con todo para marcar y dio tiempo a Ramos para sacarle el disparo a córner.

Recuperó la fuerza de inicio en el segundo acto el Real Madrid. Se mascaba la remontada. Tardó en llegar y no faltó la dosis de sufrimiento. Un testarazo de Ramos lo repelió el poste y sobre línea de gol lo sacó el meta con la duda de si el balón entró por completo.

Entonces, el héroe reapareció como más le gusta. Cristiano chutó una falta con menos potencia de la habitual, pero sentenció el 3-0 y el pase a semifinales del Madrid.

Lee también

Comentarios

Newsletter