Deudas salariales también afectan al fútbol de Costa Rica

Un jugador del Liberia de primera división decidió ausentarse de un partido para ir a sembrar sandías y poder pagar sus deudas. ¿Qué está pasando? Acá te contamos.

Enlace copiado
Deudas salariales también afectan al fútbol de Costa Rica

Deudas salariales también afectan al fútbol de Costa Rica

Enlace copiado

El fútbol es un negocio al que no le está yendo bien en El Salvador. Varios equipos reportan retrasos en la cancelación de salarios y los jugadores se van a la huelga para presionar. Pero esta realidad no es exclusiva de nuestro país, sino que se repite en otros países vecinos.

El ejemplo más inmediato llega desde Costa Rica, donde el equipo Liberia de la primera división profesional atraviesa una época de "vacas flacas". Y la crisis no solo afecta a los jugadores locales, sino también a sus extranjeros y hasta al entrenador.

La Nación de Costa Rica recopila sus relatos. Narra que, por ejemplo, el defensa Alonso Arias tuvo que dejar de lado el ansiado partido contra el Saprissa para sembrar sandías y así saldar una deuda.

"Decidí irme a trabajar al campo, mi papá es agricultor y me fui con él a cultivar sandía. Gracias a Dios en ese aspecto mi papá me ha ayudado bastante y me dio la paga para poder tapar ese hueco (la deuda) que me estaba molestando", comentó a La Nación el jugador Arias.

En El Salvador, jugadores del Independiente de la segunda división se dedican a cultivos en zonas altas del departamento para llevar el sustento diario a sus familias, según recopiló un reportaje de este periódico semanas atrás.

Por su lado, el técnico del Liberia tico, Víctor Abelenda, dijo que se acabó la reserva de dinero con el que cubre sus gastos y que su familia, de Uruguay, le ha ayudado a mantenerse a flote.

La falta de pagos abarca ya dos meses adeudados al plantel liberiano y, ante ello, hay otros que hasta deben pedir para comer.

LOS DE LA CASA CLUB AGUANTAN HAMBRE
Tres jugadores del equipo coyote viven en la actualidad en la casa club: el delantero italiano Alessio Lava y los costarricenses Joseph Centeno y Greivin Ureña.

Según dijo Ureña al rotativo de Costa Rica "algunos vecinos nos traen comidas rápidas, nos llevan algún diario. Nosotros hemos llegado al límite hasta de pedirles para comer".  

De acuerdo al mediocampista, incluso han tenido que irse a pie a los entrenamientos, al no tener para un autobús ni para gasolina.

"Aquí a veces solo tenemos arroz y frijoles y es lo que hay que comer", dice Ureña, quien compara su mal rato con los liberianos con su experiencia en la segunda división tica, en donde incluso tenían cocinera.

Las deudas de los equipos de fútbol son un fantasma que se vuelve cada vez más real y que afecta a más clubes, no solo a los considerados "medianos", sino también a los "grandes", como lo demuestra nuestro país.

 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter