Dios tenía preparado algo bueno para mí”

Con dos goles, Jairo Henríquez figuró en la victoria ante Panamá.
Enlace copiado
Dios tenía preparado algo bueno para mí”

Dios tenía preparado algo bueno para mí”

Enlace copiado
[email protected]

Sin duda alguna, el capitalino Jairo Henríquez fue la figura de la noche en el césped del estadio Cuauhtémoc, en Puebla, cuando la sub 20 de El Salvador alcanzó el boleto mundialista tras batir 1-3 a Panamá con un doblete suyo. El volante ofensivo del Turín FESA de la segunda división contó parte de lo que vivió tras finalizar el partido.

¿Qué se siente ser la figura de un partido como el del miércoles por la noche que les dio el boleto al mundial de Turquía?

La verdad, no me siento la figura, todos somos figuras por lograr alcanzar este boleto al mundial, que todos deseábamos de corazón. Agradezco a todos por las buenas vibras que recibimos y que nos alentaron para lograr cumplir este sueño.

¿Por qué se jugó tan mal en el primer tiempo ante Panamá?

Creo que los nervios nos traicionaron a todos y por eso jugamos de esa manera. Creo que la regañada que recibimos en el intermedio nos sacudió de tal manera que logramos reaccionar a tiempo. Lo que hicimos en el segundo tiempo fue parte de ese amor que sentimos por los colores patrios. Esto es fútbol y nada está escrito. Se puede jugar mal y terminar bien, o al revés. Lo importante es que ganamos con mucho derecho ese boleto.

Por fin Jairo Henríquez mostró esa magia que hechizó en Guatemala…

Gracias a Dios que se me dieron las cosas en el segundo tiempo. Me estaba desesperando en el primer tiempo porque a pesar de que corría por la banda no lográbamos llegar a meter el gol de empate. Gracias a Dios que “el Toro” (Roberto González) me bajó bien la pelota con la cabeza y pude disparar a la portería para el gol del empate. Lo grité con tanta emoción que al final no recordaba cómo celebré.

Por poco fallás en tu segundo gol de la noche…

Es cierto, lo que pasa es que cuando tomo la pelota y hago un quiebre por la izquierda para quitarme al defensor de ellos me quedo un poco desubicado de la portería y rematé. El portero rechazó mi disparo y gracias a Dios me permitió tomar de nuevo la pelota y rematar al costado izquierdo, donde no pudo llegar. Ese gol me demostró que Dios tenía preparado algo bueno para mí, porque bien pudo haber tomado otra dirección la pelota, pero no, llegó para marcar el 3-1.

Tags:

  • CONCACAF
  • Seleccion sub 20
  • Mundial Turquia 2013
  • Azulita
  • Jairo Henriquez
  • Premundial

Lee también

Comentarios

Newsletter