EL TRIUNFO EN LA MIRA

La selección ya ha resuelto con triunfo partidos a todo o nada.
Enlace copiado
Meta. El Salvador quiere ganar sí o sí mañana a Honduras para acercarse a la próxima ronda eliminatoria.

Meta. El Salvador quiere ganar sí o sí mañana a Honduras para acercarse a la próxima ronda eliminatoria.

EL TRIUNFO EN LA MIRA

EL TRIUNFO EN LA MIRA

Enlace copiado
La selección nacional se jugará buena parte de sus aspiraciones de clasificar a la próxima ronda de las eliminatorias mundialistas mañana, cuando se enfrente a Honduras en el estadio Cuscatlán.

El escenario no es desconocido para las huestes nacionales. La historia de las eliminatorias mundialistas ha puesto a la selección nacional en varios escenarios incómodos, donde se ha jugado la vida en partidos definitivos. Y así como ha tropezado también ha salido adelante en algunos de ellos.

Uno de estos se dio precisamente ante Honduras en el eliminatorio rumbo al mundial de México 1970. Solo uno podría clasificar a la instancia final. Tras un triunfo para cada país, la serie se definió en terreno neutral, en México. Ahí, a todo o nada, El Salvador doblegó a los catrachos con un histórico 2-3 que mandó a la Azul a definir el pase mundialista contra Haití.

Fue la primera, pero no la única vez que la eliminatoria nos jugó así. La selección volvió a encontrarse con Honduras en 1985, camino a la Copa del Mundo de México 1986.

El liderato de un grupo que tenía a Surinam como comparsa quedó en disputa de los centroamericanos. Con ventaja en la tabla, El Salvador sufrió una dolorosísima derrota ante Honduras en el estadio Cuscatlán el 10 de marzo, por 2-1. Un triunfo nos mandaba a la siguiente ronda, un empate mantenía la ruta y pasó precisamente lo peor que podía pasar. Todo o nada. Y tocó nada.

Recientes

Luego, en tiempos recientes, la selección mantuvo su relación de amor-odio con los partidos importantes. En 1997, ante Jamaica, en el estadio Cuscatlán, obligada a ganar para dar un salto que la dejara a un paso del mundial, empató 2-2.

Después, en 2007, contra la pared ante Panamá, obró el milagro y ganó 3-1 en una noche con remontada mágica incluida. Y en 2012, con todo a favor, tiró el boleto a la hexagonal a la basura al perder como local ante Costa Rica, que se hizo del boleto. Mañana, otra vez todo o nada. ¿Qué tocará?

Lee también

Comentarios

Newsletter