Lo más visto

ES LA CASA DE LIMEÑO

LIMEÑO LE GANÓ AL ÁGUILA Y SEMBRÓ LAS DUDAS EN EL CONJUNTO EMPLUMADO.
Enlace copiado
ES LA CASA DE LIMEÑO

ES LA CASA DE LIMEÑO

ES LA CASA DE LIMEÑO

ES LA CASA DE LIMEÑO

Enlace copiado
Águila tropezó ayer en “casa”. El Ramón Flores Berríos será su sede en el torneo Clausura 2017, toda vez que la remodelación del Barraza aún duerme el sueño de los justos, pero el verdadero dueño le dio una bofetada que lo tendió al suelo de la tabla inmediatamente.

Limeño desnudó las carencias emplumadas ayer y lo venció 2-0. Si bien el “10” emplumado, el charrúa Nicolás Fagúndez, ingresó al campo cuando quedaba poco más de 20 minutos, no pudo marcar diferencia.

En realidad ya era muy tarde: Aly Arriola al 37' y Manuel Otero al 75' enmudecieron a la afición migueleña y le mostraron que si el camino a la 16 se les ha hecho largo, aún queda mucho pero mucho por recorrer.

Águila comenzó el encuentro sobre el arco rival. Atacó por medio de Marvin Ramos desde un tiro libre. Su intento quedó en la barrera, pero el rebote lo recogió Víctor García ejecutando una buena volea que asustó al meta Abiel Aguilera, quien con una mano desvió a tiro de esquina.

Después, al minuto 9, el colombiano James Cabezas se salió con la suya en la individual ganando línea de fondo por la derecha y luego tuvo tiempo para enviar un centro raso al medio el cual casi termina en gol de García, pero Francisco Valladares anticipó al volante aguilucho.

Luego, Limeño equilibró y tuvo aproximaciones cuando “Rambo” De León se acomodó en la cancha. Fue así como al 37' el hondureño Aly Arriola anotó de cabeza tras un tiro-centro de Yubini Salamanca. No la vieron ni los defensores emplumados, ni tampoco Coreas, todos reaccionaron tarde. 1-0.

Y la parte complementaria continuó con cinta repetida, siempre Águila sufriendo por las llegadas de los cucheros, ahora con un “Rambo” De León enchufado en medio campo.

Manuel Otero añadió más sal a la herida marcando el segundo de la localía y sentenciando la partida, asegurando los tres puntos cuando faltaban 15' por jugarse con una vaselina desde fuera de área gracias a que el meta emplumado estaba salido de su área.

Águila intentó todo el segundo tiempo encontrar la manera de reaccionar. Encontró el empate a uno antes del gol de Otero en un tanto de Danilo Peinado; sin embargo el línea consideró que el balón había salido y siguieron 1-0.

Condenado, el Águila asumió la derrota y durmió consciente de que queda mucho por mejorar. Y con pesadillas de que también podría ser peor.

Lee también

Comentarios