ESTÁ EN LA PELEA

Real Madrid goleó al Eibar y se enfoca en dar vuelta a la serie ante el Wolfsburgo en Europa.
Enlace copiado
ESTÁ EN LA PELEA

ESTÁ EN LA PELEA

ESTÁ EN LA PELEA

ESTÁ EN LA PELEA

Enlace copiado
Al borde del abismo en la Liga de Campeones, el Real Madrid se armó ayer de moral para su pretendida remontada del martes frente al Wolfsburgo alemán, con una goleada 4-0 ante el Eibar en la Liga española.

Obligado a una victoria reparadora después del sorprendente 2-0 por el que cayó el miércoles en Alemania, el equipo dirigido por el francés Zinedine Zidane protagonizó ante los vascos una de sus habituales goleadas en el estadio Santiago Bernabéu y reconquistó parcialmente el favor de una hinchada que vive en una montaña rusa.

En apenas una semana, la afición blanca festejó la inesperada victoria en el clásico frente al Barcelona como el síntoma de un cambio; se decepcionó cuatro días después con la sorprendente derrota por 2-0 ante el Wolfsburgo, en la única competición en la que el título aún parece posible para el Real Madrid; y volvió a creer en el imprescindible remonte ante los alemanes con el 4-0 de frente a un inofensivo y timorato Eibar.

Aunque el choque fue de lo más plácido para los blancos, los goles del colombiano James Rodríguez, ya en el minuto 5, del español Lucas Vázquez (18'), del portugués Cristiano Ronaldo (19') y del español Jesé (39') tuvieron un efecto reparador en un Real Madrid con versiones de lo más dispares.

Además, los tres puntos sirvieron para que los de Zidane queden a cuatro puntos del Barcelona en la tabla de clasificación, luego de la derrota por 1-0 sufrida por los culés en la cancha de la Real Sociedad.

Pero, más allá del factor psicológico, el choque ante el Eibar dejó al Real Madrid pocas conclusiones aplicables al contexto europeo, el que más le interesa, más cuando en el equipo apenas estuvieron en cancha tres de los jugadores que perdieron en Alemania.

Lee también

Comentarios

Newsletter