Lo más visto

El mal día de “Schumi”

Hace un año el expiloto Michael Schumacher sufrió el accidente que todavía lo tiene postrado en cama.
Enlace copiado
Enlace copiado
Como en otras ocasiones, Michael Schumacher se disponía a pasar el Año Nuevo y celebrar su cumpleaños con su familia esquiando en la estación francesa de Méribel. Sin embargo, en cuestión de segundos su vida cambió, tal vez, para siempre.

Todo ocurrió en forma repentina en aquella fatídica mañana del 29 de diciembre de 2013. Pero al igual que en su largo proceso de recuperación posterior, la información sobre lo que ocurrió exactamente solo se fue conociendo a cuentagotas.

Las primeras noticias llegaron recién a primeras horas de la tarde, cuando la emisora de radio Europe 1 informó que Schumacher tuvo un accidente. Sufrió una caída esquiando en la estación de Méribel, contra una roca, añadieron entretanto otros medios.

Schumacher no ve una roca recubierta con una fina capa de nieve, se tropieza con ella y choca de cabeza contra otra piedra a unos 10 metros, tal como constataron las investigaciones de la Fiscalía.

A las 11:07 horas de aquella mañana de domingo llegó la llamada de socorro a la estación de salvamento. Y a las 11:30 ya estaba despegando el helicóptero de auxilio con el alemán a bordo. “El salvamento de Schumacher discurrió con extrema rapidez”, resaltó Olivier Simonin, gerente de la estación de esquí.

El helicóptero vuela primero al hospital de Moûtiers. Sobre las 12:40, Schumacher es llevado al hospital universitario de Grenoble, por la gravedad de las herida. Lo que pasó exactamente durante el vuelo aún no fue aclarado. En Grenoble, Schumacher es operado de inmediato.

Oficialmente se informa que “Michael sufrió un golpe en la cabeza mientras esquiaba”. El casco que llevaba Schumacher quedó reventado por el choque, pero pasó largo rato antes de que trascendiera la gravedad de las lesiones.

Mientras, bajo gran escolta policial llega a Grenoble un renombrado médico: el profesor Gérard Saillant, que ya operó a Schumacher después de su grave accidente de Fórmula 1 en 1999 en Silverstone, cuando sufrió una doble fractura de tibia y peroné.

La familia de Schumacher esta ahí, pero la opinión pública no sabe aún a ciencia cierta qué pasa con el siete veces campeón. A medida que transcurre el día, las perspectivas son cada vez más sombrías.

La emisora británica BBC informa primero que el estado de Schumacher es “serio pero que no corre peligro de muerte”. La estación de esquí dice asimismo que la vida de Schumacher no se halla en peligro.

El piloto tiene lesiones en la cabeza y un trauma cráneo-cerebral, pero no hay nada confirmado. La preocupación aumenta.

La esperanza de que lleguen noticias buenas se difumina. Primeramente, la emisora francesa de televisión BFMTV informa que Schumacher tuvo una hemorragia cerebral y corre peligro de muerte. Y luego el hospital confirma hora y media antes de la media noche local que el excampeón mundial sufrió un “trauma cerebral con coma” y que su estado es crítico.

A partir de allí, el alemán iniciaría un lento pero paulatino proceso de recuperación. Medio año después es despertado del coma y en septiembre trasladado a su casa, aunque su estado sigue siendo un enigma.

Lee también

Comentarios