El Salvador a semifinales

Tras un sorteo, El Salvador logró el pase a semis de la Copa C.A, donde jugará ante Costa Rica, y el boleto a Copa de Oro.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Salvador es semifinalista de la Copa Centroamericana y fijo en Copa de Oro 2013. No recibió el favor de Panamá y Honduras y quedó condenada a la suerte, y la suerte le devolvió el guiño y le dio, por una vez, una sonrisa y lo mandó a las semifinales del evento regional.

El 1-1 que sacaron canaleros y catrachos obligó a que se llevara a cabo un sorteo luego de finalizada la jornada para elegir al segundo y tercer lugar del grupo B. La mano de Eduardo Li, presidente de la Federación de Fútbol de Costa Rica, fue la encargada de dictaminar la suerte. Y esta estuvo del lado de la Azul. Sirvió la plegaria que Alberto Castillo, entrenador cuscatleco, realizó en una iglesia cercana al hotel de concentración y sirvió también la ilusión despierta en un grupo de jugadores que no perdieron ningún partido e hicieron méritos para sacar mejores resultados ante sus rivales.

Empero, como no podía ser de otra manera, típicamente salvadoreño, hubo que pasar por el sufrimiento. Se necesitaba un favor y no recibió ninguno. Que Panamá u Honduras empataran en ausencia de goles o que les pudiera más la ambición de acabar primeros de grupo y hubiera un ganador. Dos opciones, ambas posibles, ninguna demasiado difícil, pero al final ninguna real tampoco: canaleros y catrachos dividieron honores 1-1 y la Azul quedó condenada a esperar el sorteo .

Con cinco criterios en mano para desenredar los posibles empates, el menos posible tardó 12 minutos en romperse: Panamá abrió el marcador cuando el reloj ni siquiera marcaba el cuarto de hora y con ello dejaba sin posibilidades que pudiera haber un 0-0 que hubiera obligado a un sorteo entre Honduras y El Salvador para definir al primero y segundo lugar.

Sin embargo, el tanto panameño tampoco era del todo negativo. Los pupilos del peruano Alberto Castillo ya no podrían ser primeros, pero tampoco se quedaban fuera de la competencia. El triunfo le permitía a Panamá alcanzar cuatro puntos y el primer puesto y dejar a Honduras con uno y el tercer escalón. Sencillo.

Pero todo se rompió sobre el minuto 30 del encuentro, cuando Honduras tuvo un tiro libre a favor. Los de la “H” vieron un centro y el cabezazo de Marcos Sánchez a las redes, los panameños un centro y el tanto en contra y los salvadoreños la pésima cobertura canalera, la mala salida de Jaime Penedo y el fantasma de la paranoia y un posible arreglo entre los otros rivales del grupo para dejar fuera a El Salvador.

No era para menos. Julio Dely Valdez, técnico panameño, había dicho a La Tribuna, periódico hondureño –sabrá él si en broma o en serio– que el partido quedaría empatado 2-2, resultado que los clasificaba a ambos y dejaba fuera a la Azul. Y en 30 minutos del primer tiempo, el pronóstico ya iba a la mitad.

Ese 1-1 cambió el panorama de la tabla. Ya no era Panamá en tercer puesto y Honduras junto a El Salvador al sorteo. Entonces se convirtió en la “H” en primer lugar, gracias a sus dos goles anotados, y tanto canaleros como cuscatlecos igualados y a la espera del sorteo que dijera quién de los dos jugaría la semifinal y quién la repesca.

Y en ese, valió la pena la espera y valió la pena la socazón. Sencillo, en un par de segundos, Li mandó a Panamá a la repesca contra Guatemala y a El Salvador a las semifinales. Deuda saldada de 1993. Ahora contra Costa Rica en semis, el viernes.

Tags:

  • seleccion
  • azul
  • selecta
  • uncaf
  • semifinales
  • copa de oro
  • costa rica
  • centroamericana

Lee también

Comentarios

Newsletter