El Salvador se queda sin mundial de fútbol playa

La selección salvadoreña se quedó sin poder alcanzar el mundial de fútbol playa al perder ante Costa Rica.
Enlace copiado
Enlace copiado
Se rompió. La tradición de los mundiales consecutivos para El Salvador se quebró ayer en casa. La selección de Costa Rica derrotó al representativo nacional por 1-2 e hizo añicos el sueño de un país de poder disfrutar de una clasificación mundialista en su estadio y con el calor de su gente. El ciclo de una generación de guerreros tocó su fin, de la forma más dolorosa, perdiendo un premundial que fue había sido esperado por muchos años. Y con estadio lleno.
 
Con un juego muy trabajado, estudiado y perfectamente analizado por parte de la selección costarricense, El Salvador se vio reducido en su accionar, ante un rival que pareció no querer jugar a nada, pero que era su estilo. Y en juegos como los de ayer, no se trata de jugar bonito, sino de ganar. Y valen los recursos.
 
La jugada de no ver a la Azul en el estadio el viernes anterior sino marcharse al hotel a trabajar surtió efecto al técnico Franklin Zúñiga que  también tiene a su portero Bladimir Adanis como uno de los valuartes para el boleto.
 
Anoche, no hubo ni Batres, ni Elmer, ni Tin, ni Ramos que pudieran contra él. El único que consiguió batirlo fue Frank Velásquez que sigue agrandando su marca regional. Sin embargo, como los había asegurado, si marca, pero la selección no gana no valía de nada. Ayer, con lágrimas en los ojos evidenció que sus palabras eran ciertas.
 
El público respondió y se metió en el partido desde el minuto cero. Ni siquiera había comenzado el juego cuando ya el capitán José Mendoza ya les hablaba a los suyos de que era el sitio para hacer historia. Y vaya forma.
 
Como había sucedido ante Bahamas en el juego de semifinales a balón parado llegó el primer susto para los ticos y ese primer síntoma de que las cosas podían salir bien para El Salvador. Una falta técnica de la zona defensiva de los costarricenses derivó en un tiro libre desde el medio campo, y Heber Ramos, la novedad en el quinteto inicial (ante la lesión de Elías Ramírez), hizo estremecer los dos postes antes de salir de la portería.
 
Después de fue el turno del portero Bladimir Adanis, uno de los grandes pilares para que Costa Rica llegara a semifinales, el que se convirtió en muro al rechazar otro bombazo de Ramos. Y antes de que se llegara la mitad del primer periodo fueron Rubén Batres y Eliodoro Portillo los que llevaron los avisos. 
Ante todo ese arsenal, el equipo costarricense no había todavía probado a puerta de Portillo, que si se había visto bloqueado en sus intentos desde la línea imaginaria, algo que resintió el equipo puesto que no le permitió tener profundidad. Le obligaba a salir jugando desde el fondo o con trazos largos que en su mayoría de ocasiones no fueron atinados.
 
Es cierto, Costa Rica sufría en su campo, pero Adanis se agigantaba, ante otro intento de Batres, y de nuevo salvaba a su equipo que buscaba ser letal en una contra pero que no tenía la oportunidad para poder golpear, como si machucaba y constantemente El Salvador que, por el volumen futbolístico mostrado, merecía más en el marcador. No sucedía, porque la Azul tampoco había estado fina en los lanzamientos de falta. Ninguno fue entre los tres palos. 

En el inicio del segundo periodo Costa Rica realizó su primer tiro a meta, tratando de sorprender a Eliodoro, quien pocos minutos después si se vio petrificado cuando Deyber Villegas se inventó una chilena en el costado oriente del área de salvadoreña y coló la pelota en el ángulo contrario. Fue un baldazo de agua congelada que resintió la selección y la afición en las gradas que se quedó muda, y sin mucha reacción.
 
El nerviosismo era latente en todo el estadio de fútbol playa de la Costa del Sol, y en el país entero. Sobretodo al ver que la selección lo intentaba de todas formar y la pelota no besaba la red. Como en el primer periodo, la pelota se encontró con el poste luego de un toque de cabeza de Frank Velásquez que lo intentó después con un tiro al que respondió Adonis, de nuevo, con una espectacular salvada.
 
El tiempo se convertía en ese enemigo que martirizaba a paso lento (o rápido) a todo un país. Sin embargo, apareció uno que no arruga. De esos que tiene el traje de héroe tatuado en su piel, además de una sangre fría, para levantar los ánimos con un golazo. El empate salió de Frank Velásquez, ese jugador que sigue dejando en el suelo las cuentas y que ayer contabilizó su décimo séptimo juego consecutivo de torneos de CONCACAF con al menos un gol.
 
Y después fue un vendaval de intentos que de no ser por Adanis, quien desvió a reflejo puro un intento de Frank, que después volvió a intentarlo, pero con la mala fortuna de que su tiro ácabó en las redes por la parte de afuera.  De nuevo, El Salvador se mostraba superior a pesar de que en la pizarra el marcador decía un empate.
 
Por delante estaban 12 minutos en los que la vida o la muerte era el destino. Y por lo visto en los primeros tres minutos Costa Rica no quería morir y por eso se agazapó en su campo con apenas la idea de aprovechar una posibilidad. Y esa se le presentó a falta de 7:24 cuando Heber Ramos cometió una falta a Greivin Pacheco, quien se cobró justicia para desnivelar la balanza a su favor.
 
De nuevo tocaba remar contra la corriente y ante un equipo que adelante no quería nada. Tras la anotación apostó por acumular tres en su zona y solo dejar a Pacheco. Eso hasta que el cronómetro marcó los tres minutos . A partir de entonces lo de Costa Rica fue apostar a lo seguro, con los cinco en su cancha y hacer fluir los nervios en la Azul que luego de la desventaja se vio ansiosa, indecisa, imprecisa y que se fue diluyendo con el paso de los minutos finales. Elmer Robles contó con dos oportunidades pero no encontró puntería, ni en tiros libres.
 
Así, llegó el chicharrazo final que sentenció uno de los más negros días en la historia más recientes del fútbol playa. De esos que se tratará de olvidar pronto, aunque en el recuerdo quedan aquellos año (desde 2008) en los que se saboreó el dulce de la victoria. Algún día se tenía que caer, y ayer fue de pie. 

 
Alineaciones
El Salvador
12. Eliodoro Portillo
9. Heber Ramos
7. Abraham Henríquez
8. Elmer Robles
10. Agustín Ruiz
Suplentes
1. Herbert Ramos
2. Elías Ramírez
3. Douglas Zavala
4. Tomás Hernández 
5. Roberto Membreño
6. Rubén Bátres
11. Frank Velásquez
 
Costa Rica
1. Bladimir Adanis
3. José Mendoza
6. Christian Sánchez
8. Jason Campos
9. Greivin Pacheco
Suplentes
12. Neil Fallas
2. Deyber Villegas
4. Alfredo Azuola
5. Luis Jiménez
7. William León
10. Danny Jhonson
11. Jossimar Downer
 
GOLES
El Salvador: (1-1) Velásquez , 
Costa Rica: (0-1) Villegas, (1-2) Pacheco.
AMONESTADOS
El Salvador:
Costa Rica: Downer, Pacheco, Adanis
 
ÁRBITROS: Micke Palomino (Perú), Juan Ángeles (Rep. Dominicana)
 
 
EQUIPO IDEAL
Portero: Bladimir Adani (Costa Rica)
Cierre: José Mendoza (Costa Rica)
Alas: Angel Rodríguez (México)/ Adrián González (México)
Pivot: Frank Velásquez

Tags:

  • selecta playera
  • fútbol playa
  • premundial
  • el salvador
  • costa rica

Lee también

Comentarios

Newsletter