El Tecla, arriba

Tras derrotar al Águila, el Tecla se subió al liderato del clausura 2016.
Enlace copiado
Reclamos. Nicolás Muñoz reclama al árbitro Élmer Arturo Bonilla durante el juego de ayer.

Reclamos. Nicolás Muñoz reclama al árbitro Élmer Arturo Bonilla durante el juego de ayer.

La marca El tecleño Juan Barahona se impone en la marca a Wilson Rugama, de Águila.

La marca El tecleño Juan Barahona se impone en la marca a Wilson Rugama, de Águila.

El Tecla, arriba

El Tecla, arriba

Enlace copiado
El Santa Tecla dio un golpe de autoridad al derrotar 2-0 al Águila y ubicarse en solitario y, temporalmente, inalcanzable en el primer lugar de la tabla de clasificaciones con 38 puntos. Los emplumados son segundos con una unidad menos.

Marlon Cornejo a los 22 minutos y Gerson Mayén a los 79’ fueron los autores de los tantos que dieron la victoria al equipo verdiazul, que controló de principio a fin el partido ante un Águila que quedó en inferioridad numérica a los 55’ tras la expulsión de Deris Umanzor y sobre la recta final acabó bailado, tras la nueva tarjeta roja por doble amarilla de Irvin Valdez.

“No nos hemos encontrado en el partido”, sintetizó después del juego el entrenador emplumado Juan Sánchez, cuando la prensa acusó falta de profundidad de sus dirigidos.

En efecto, el Águila no tuvo el empuje suficiente para hacerle frente al Santa Tecla, cuyos hombres se plantaron casi sin ceder una pulgada a los hombres de negro y naranja. Con la pelota en los pies, los del Tecla reducían a su media cancha a los del Águila y cuando tocaba a los de la visita atacar los presionaban desde ese mismo sector.

Sin comodidad ni cohesión para salir con balón dominado, el cuadro oriental se veía reducido al pelotazo y cuando traspasaba la media cancha le costaba pisar el área tecleña.

Por una parte, el Tecla se replegaba con excelencia para defender las redes del arquero Joel Almeida y, por otra, cuando el ataque era orquestado por Irvin Valdez, que era como el nexo entre la volantía y Nicolás Muñoz, erraba en su gesto técnico hacia la portería. En lugar de ir hacia el frente, daba media vuelta sobre sí y quedaba de espaldas al arco hasta comprometer el balón o inútilmente cederlo sin peligro alguno.

Con eso a su favor, al Tecla se le facilitaba tocar la puerta de Benji Villalobos, pues el Águila no era productivo y hasta cierto punto, inofensivo.

Tras 22 minutos de dominio, con dos disparos desviados al arco de Villalobos y dos centros desde la derecha hacia punto penal, el cuadro verdiazul abrió la cuenta.

Gerson Mayén se proyectó a fondo sobre la derecha y desde ahí mandó un centro pasado al que se barrió efectivo Marlon Cornejo, quien tras ganarle la posición a sus marcadores solo tuvo que empujar el balón a las redes.

El Tecla vivió al máximo el posgol, puesto que el Águila quedó abrumado por él ya que ni siquiera había disparado a marco.

No obstante, los siguientes minutos fueron desaprovechados por Luis Hinestroza, quien tuvo una clarita para anotar, pero dudó ante el portero aguilucho y la tiró afuera.

En la segunda mitad Águila siguió desentonado y sobre los 55’ se alejó más del camino a la igualdad cuando el capitan Deris Umanzor fue expulsado por una patada a Gerson Mayén, quien al 79’ sentenció el juego cuando Juan Barahona se metió como una tromba por la frontal del área, la cedió a la izquierda para Ricardinho y este para Mayén, quien de frente a la meta anotó el segundo gol.

Sobrepasado en sus fuerzas, el Águila terminó bailado y sonrojado por los aficionados tecleños presentes en Las Delicias quienes se fueron sonrientes.

Lee también

Comentarios

Newsletter