El día esperado

Carolina Panthers y Denver Broncos definirán hoy al campeón del fútbol americano.
Enlace copiado
El día esperado

El día esperado

El día esperado

El día esperado

Enlace copiado
La ofensiva más potente ante la mejor defensa, el explosivo Cam Newton ante el veterano Peyton Manning, un equipo hambriento de su primer título ante otro lleno de experiencia: el Super Bowl, la gran final del fútbol americano, ofrecerá hoy un duelo de contrastes entre los Carolina Panthers y los Denver Broncos.

El acontecimiento deportivo que paraliza a Estados Unidos vivirá su edición número 50 en la ciudad californiana de Santa Clara y, además de su dosis habitual de show –con Lady Gaga, Beyoncé y Coldplay entre los platos fuertes–, promete en el campo un choque entre dos estilos bien diferenciados.

Por un lado, los Broncos de Manning, el legendario quarterback de 39 años que posiblemente afronta el último encuentro de su carrera. Por el otro, los Panthers de Newton, el mariscal de 26 años que aspira a ser coronado como el jugador más valioso de la temporada. Y en juego el Trofeo Vince Lombardi, el Super Bowl, la prestigiosa copa de casi siete libras de peso.

Los Panthers llegan como favoritos a la final tras terminar la temporada regular con un espectacular balance de 17 victorias y una derrota. Además, cuentan con la ofensiva más fuerte de la Liga, con promedio de 31.3 puntos por juego.

Gran parte de la clave del éxito del equipo de Carolina, que busca su primer título de la NFL tras perder la única final que disputó en 2004, reside en la figura de Newton, que ha demostrado una asombrosa versatilidad a lo largo de la temporada. No solo se lució como un gran lanzador, sino también como un ágil corredor. De los 45 touchdowns en los que participó, en 35 dio el pase y en 10 ocasiones él mismo llevó el balón a la zona contraria.

Pero más allá de su enorme rendimiento, Newton también ha llamado la atención por su carácter extrovertido y provocador, lo que incluye sus habituales bailes tras cada touchdown.

Manning, 13 años mayor, disputará su cuarto Super Bowl y aspira a cerrar su fabulosa carrera con su segundo título. Sin embargo, desde hace un tiempo ya no es el mismo jugador de sus mejores épocas. Los Broncos tienen como principal sustento a su fortaleza defensiva, virtud que les permitió eliminar en semifinales a los New England Patriots de Tom Brady, los últimos campeones.

No ser favorito, sin embargo, puede ser también una ventaja. Hace dos años, los Broncos llegaban como claros candidatos a la final ante los Seattle Seahawks, con los que perdieron por 43-8.

Lee también

Comentarios

Newsletter