El paracaidismo no es solo para hombres”

Mónica Fuentes descenderá hoy con el pabellón en el show aéreo.
Enlace copiado
Orgullo. Mónica Fuentes será la primera mujer en bajar con el pabellón nacional en un show aéreo en el país.

Orgullo. Mónica Fuentes será la primera mujer en bajar con el pabellón nacional en un show aéreo en el país.

Práctica. Mónica Fuentes junto a Carlos Wright, previo a un salto de entrenamiento para el show aéreo.

Práctica. Mónica Fuentes junto a Carlos Wright, previo a un salto de entrenamiento para el show aéreo.

El paracaidismo no es solo para hombres”

El paracaidismo no es solo para hombres”

Enlace copiado
Mónica Fuentes pasará a la historia hoy, cuando se convierta en la primera mujer paracaidista en descender con el pabellón nacional, durante el Show Aéreo Ilopango 2016. Con 27 años, más de ocho practicando el deporte, 350 saltos, tres participaciones en el espectáculo de aviación y la primera mujer en hacer “wingsuit” en El Salvador, se ha ganado el derecho y la oportunidad de reinvindicar al sexo femenino en un deporte, que según dice, es estigmatizado como solo para hombres.

¿Cómo toma la oportunidad de mostrar sus habilidades como paracaidista?

En este show tendré la oportunidad de bajar con el pabellón nacional y será la primera vez que lo hace una mujer. Con eso se quiere romper el paradigma de que es un deporte solo para hombres, así como invitar a la gente que se acerque al deporte y lo voy a hacer a dúo con Melissa Pemberton (de Estados Unidos) que va a estar volando al tiempo que yo bajo con la bandera.

¿Qué significa ser la primera mujer que baja con el pabellón?

Estoy bastante agradecida con los organizadores por la oportunidad y porque puedo ganar más experiencia en el paracaidismo. Espero realizarlo en los próximos años también y con esto también invitar a la gente a que se anime a practicar este deporte.

¿En qué momento se decide por practicar el paracaidismo?

Desde que estaba muy chiquita siempre me había llamado la atención hacer un salto en paracaídas. Cuando cumplí los 18 años hice mi primer salto, que fue tandem (junto a un instructor en el mismo paracaídas) y después de eso me gustó tanto que decidí sacar el curso.

¿Cuándo decide hacer wingsuit?

Cuando inicié se comenzaba a poner de moda y desde que lo vi decidí que al cumplir mis 200 saltos iba a sacar el curso y así fue. Hace tres años saqué el curso en Guatemala y fui la primera persona del país en volar un wingsuit. Es bien diferente, porque el traje da la posibilidad de planear. El traje se maneja con los hombros, las piernas, incluso con la cabeza se puede dar la dirección a donde uno quiere ir. Se asemeja bastante al vuelo de un ave. Es muy bonito.

Pasando al show aéreo, ¿cómo se tomó esa primera invitación a participar en el evento?

Hace tres años surgió la idea con esto de que íbamos a ser los primeros en volar wingsuit aquí en El Salvador. Así fue como los organizadores del show aéreo nos llamaron para que organizáramos los saltos con wingsuit, también con los invitados de Guatemala y a partir del 2013 hemos estado acompañándolos.

¿Hay nervios para el sábado?

Sí los hay porque siempre se trata de innovar en el show, hacer algo distinto. Entonces, a la hora de que uno está haciendo algo diferente hay que tener mucho cuidado con muchos aspectos a la hora de organizar el salto y por eso hay nervios, pero estos se van con la concentración. Uno se trata de mantener enfocado en lo que va a hacer y normalmente todo sale bien.

¿Ha habido algún susto?

En el show aéreo no, pero una vez tuve que sacar mi paracaídas de emergencia. Ha sido una vez nada más, pero es parte del deporte y uno, al haber acumulado tantos saltos, existe la posibilidad de que pase. A pesar de eso nunca me quise echar para atrás. Los primeros saltos son los más difíciles, pero a medida uno salta se va sintiendo más seguro.

Lee también

Comentarios

Newsletter