Lo más visto

El portero que dio la vida por sus colores

El 13 de diciembre se cumplieron 50 años de la muerte de Óscar Quiteño, quien falleció en la cancha del estadio de Santa Ana.
Enlace copiado
El portero que dio la vida por sus colores

El portero que dio la vida por sus colores

Enlace copiado


Cinco décadas han pasado desde que Óscar Quiteño disputó el último partido. Ese en el que por un golpe en el travesaño no pudo más e hizo real la frase de dejarse la vida por los colores de su equipo. Fue ante el Orión de Costa Rica. El estadio de Santa Ana fue bautizado con el nombre del que fuera portero de FAS en la década de finales de los cincuenta e inicio de los sesenta y se convirtiera en uno de los íconos del fútbol salvadoreño.

De nombre real Roberto Ortiz, según sus actas de nacimiento, matrimonio y defunción, Óscar Quiteño fue parte de los primeros onces del deportivo FAS, al que llegó en 1958 como tercer portero. Los dos que se alternaban la titularidad eran Mario “Conga” Medina y Raúl Alfredo Magaña.

Antes de ser parte de los santanecos, Quiteño había militado en el desaparecido H-13, equipo local que estuvo en la liga mayor en la temporada 1956-1957 dirigido por el argentino Gregorio Bundio Núñez (quien clasificó a la selección al mundial de 1970) y que fundado por su padre, don Óscar Indalecio Quiteño.

Después de una breve ausencia por las canchas, para poder aportar económicamente a su familia con un trabajo, con el cuadro asociado jugó las siguientes tres temporadas y alzó la copa de campeón en dos ocasiones (1961-1962 y 1962).

Lee también

Comentarios