El torito no pinta

Atlético Marte, con un gol de Christian Gil Mosquera en el último minuto, derrotó a Firpo.
Enlace copiado
Festejo.  El delantero colombiano Christian Gil festeja con su técnico, Jorge García, el gol del triunfo marciano.

Festejo. El delantero colombiano Christian Gil festeja con su técnico, Jorge García, el gol del triunfo marciano.

El torito no pinta

El torito no pinta

Enlace copiado
<p>En tierra de ciegos el tuerto es rey, y Atlético Marte lo fue ayer al vencer 2-1 a Luis Ángel Firpo en un partido cargado de faltas y tarjetas amarillas, y falto de espectáculo. Los tres puntos acabaron en el bolsillo de los marcianos, pero el partido tuvo nivel aún de amistoso de pretemporada.</p><p>Ayer en su debut, ni Atlético Marte ni Firpo presentaron credenciales suficientes para pensar que tienen armas para pelear arriba y mucho menos para ponerles viñeta de candidatos a campeón del Apertura 2012.</p><p>A los carabineros les bastó un rayito de luz en el último suspiro del juego para cegar definitivamente a un Firpo que jugó a tientas a lo largo del partido.</p><p>Christian Gil Mosquera salió desde el banquillo para trajearse de héroe en la última pelota que Marte tuvo en ofensiva. Al 90+2, el ariete colombiano, borrado del mapa futbolístico en los últimos torneos, se suspendió en el aire y venció de cabeza a Dagoberto Portillo.</p><p>El tanto, fue un balde de agua fría para los toros, que ya hacían cuenta y se veían conformes con dividir honores. </p><p>Jorge “el Chiqui” García celebró el 2-1 con un salto por los aires sobre su área técnica, mientras su colega y rival Edgar “Kiko” Henríqez dibujó la frustración en su rostro.</p><p>Y es que el tanto de Gil Mosquera vino a descompensar el resultado de un partido que se jugó con dientes apretados y que tuvo opciones de gol más por inercia y hambre que por fundamentación, riqueza técnica y visión de juego.</p><p>Garrick Gondon abrió la lata y puso el festejo tempranero para los marcianos al soplar al fondo de la red un zapatazo de Allan Fernández que ya avanzaba con destino a gol.</p><p>El tanto, al minuto 11, fue sorpresivo porque ninguno de los contendientes había hecho méritos para abrir la cuenta. Firpo, sin un organizador en la zona ancha, había apostado por los desbordes de sus extremos que terminaban en centros sin destinatario, y Marte apelaba a la visión de Gilberto Baires y el “sprint” de Gordon.</p><p>Así, antes que llegara el gol, los toros solo sumaban en su cuenta un testarazo de Marlon Martínez que se largó sobre el horizontal. </p><p>Fue la velocidad de Gordon la que más daño creó a los usulutecos en la primera parte. Al '29, el paisano de Usain Bolt picó en velocidad por derecha, dejó mal parado al “Chicho” Torres y cuando se paró frente a la meta taurina remató las gradas. Dos minutos más tarde, Gordon madrugó con un balón a Torres y de nueva cuenta se le nubló la vista frente al marco. Esta vez su disparó salió justo a la humanidad de Dago Portillo. </p><p>Hasta ahí, Firpo marcaba un ligero dominio en la posición del balón, pero su fútbol no les permitía pasar de la media cancha. No sincronizaban al momento de hacer las paredes o abrir hacia las bandas y el rival, sin ser más, les estaba ganando el mandado con facilidad. Marte, incluso, pudo irse al descanso con una mayor ventaja, pero le faltó pulso y también suerte a Gordon. </p><p>Fue el jamaicano el protagonista de la última jugada en la primera mitad al estrellar un zapatazo que mordió el larguero.</p><p>Las acciones se reanudaron con dos cambios en las filas pamperas. “Kiko” Henríquez retiró del escenario a Héctor Salazar y Marlon Martínez y le dio ingreso a Marvin Ramos y al experimentado Jorge Sánchez. A partir de ahí, los papeles cambiaron porque Sánchez le dio un mejor tránsito a la pelota, pero no alcanzaban a tener la claridad suficiente para llegar con opciones claras al marco.</p><p>De hecho, fue hasta el '66 que los manudos llevaron peligro en serio, y fue mediante un cabezazo de Marlon Trejo, que se fue desviado por centímetros. </p><p>Sería esa la vía de los toros para llegar al gol. En el '68, un tiro de esquina cruzó toda el área y, sobre el segundo palo, Carlos Ayala devolvió de cabeza hacia el centro, donde apareció Anel Canales para decretar por la misma vía el 1-1 parcial.</p><p>A partir del empate, Firpo buscó la remontada y generó jugadas para lograrla, como un remate de Dennis Alas que Diego Cuéllar alcanzó a desviar hacia el tiro de esquina con la yema de los dedos. Incluso, el técnico y jugadores manudos reclamaron dos penaltis por manos en el área del zaguero marciano Daniel Rui, pero no hubo concesiones por parte del central Elmer Martínez. </p><p>Para justicia o injusticia, depende del lado desde el que se vea, cuando ya todos parecían conformarse con el marcador, apareció Víctor Merino Dubón con el cobro de una falta y Mosquera, como todo cazador de área, con un gol “en extremis” que puso el delirio para la afición marciana congregada en el estadio Cuscatlán.</p><p>El cuerpo técnico marciano igual festejó el resultado y evaluó la entrega dentro de la cancha; mientras, en la parcela contraria hubo lamentos, pero también sinceridad en que aún les queda mucho por corregir. </p><p>En el próximo juego los marcianos visitarán al Once Municipal, y Firpo recibirá a al Águila en duelo de perdedores.</p>

Tags:

  • deportes
  • futbol-nacional

Lee también

Comentarios

Newsletter