Empate bravo

Juventud y Águila empataron sin goles tras un vibrante juego y seguirán en lo alto.
Enlace copiado
Empate bravo

Empate bravo

Empate bravo

Empate bravo

Enlace copiado
El Juventud Independiente y el Águila protagonizaron un partido de mucha pelea, bravo desde antes de iniciar, demostrando que no en vano son los dos equipos más regulares del torneo, y aunque al final no pasaron del 0-0, la afición de los dos equipos salió contenta por el despliegue de calidad visto en la cancha.

Con un estadio repleto, como hacía mucho tiempo no se veía en Usulután, y las aficiones entregadas por completo, ambos equipos no dieron el mínimo espacio desde el inicio del choque.

En tales circunstancias, el juego fuerte se hizo presente, y uno de los que mayor presión ejercía era Marvin Ramos, quien tuvo constantes encontronazos con Rommel Mejía.

Hasta la primera media hora de juego se veía un panorama muy entretenido, aunque la atracción principal no eran las llegadas en las porterías, sino ver cómo se peleaba cada pelota, en cualquier lugar de la cancha.

Esto encendió los ánimos y trajo consecuencias negativas. En un tiro de esquina que se tardó cuatro minutos en cobrarse, debido a una gresca iniciada por Jimmy Valoyes y dejó como saldo a Eder Arias amonestado.

La primera acción de peligro se dio de parte del Águila, que estuvo cerca de abrir el marcador en un tiro de esquina que fue cabeceado por Henry Romero y terminó en una gran habilitación para Nicolás Muñoz, adelante de los defensas, quien tuvo el espacio para definir ante Felipe Amaya, pero el arquero pampero no se dejó vencer y tapó con el pie el disparo, que le quedó en segunda instancia a Valoyes sobre manchón del penalti, el colombiano se lanzó de cabeza a media altura, los dos defensores que estaban sobre la línea de gol no pudieron hacer nada, pero al final la pelota pegó en el poste, en una jugada que increíblemente no terminó en las redes.

Poco después, el cuadro emplumado volvió a tener otra ocasión clara, que se dio producto del error del rival antes de cerrar el primer tiempo.

Para el complemento, Juventud salió con una actitud ofensiva y creó dos grandes opciones de gol en jugadas continuas. Primero, un centro desde la izquierda que cabeceó Jhony Ríos, pero antes de llegar a portería fue despejada por el defensor Henry Romero. Después, de nuevo el colombiano no pudo empalmar bien su disparo.

Tras eso, las llegadas empezaron a escasear, ya no se veía la misma intensidad del primer tiempo, y como era de esperarse, surgió una actitud más conservadora de parte de Ramón Sánchez, consciente que sacar un punto de este escenario era un buen resultado.

En los minutos finales, el cuadro local encimó a los migueleños y volvió a tener otra aproximación pero sin la fortuna de poder encontrar la ruta al gol para desnivelar el marcador.

El empate permitirá que Juventud Independiente termine como líder absoluto la primera vuelta y Águila un punto detrás.

Lee también

Comentarios

Newsletter