En cuartos de final

La Azul playera goleó a Puerto Rico y ya está en la segunda ronda del premundial.
Enlace copiado
En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

En cuartos de final

Enlace copiado
La selección salvadoreña cumplió con su primer objetivo en el premundial de fútbol playa. Con su victoria de ayer sobre Puerto Rico por 7-0 se clasificó a la fase de cuartos de final aun cuando falta por disputarse hoy el juego ante Jamaica, en el que se dirimirá el primer lugar del grupo A.

Frank Velásquez volvió a ser el protagonista de una victoria más trabajada que la del sábado pasado ante Belice (17-2), pero que dejó satisfecho al cuerpo técnico por las oportunidades que generó el representativo nacional, que hoy espera conseguir su cuarta victoria ante los jamaicanos en los último tres premundiales.

El seleccionador Rudis Gallo generó algunos cambios para el juego de ayer. Apostó por Herbert Ramos y Elías Ramírez en lugar de Eliodoro Portillo y Douglas Alvarado, respectivamente, en el quinteto titular en un intento de rotar al equipo pensando en los próximos encuentros.

Y de nueva cuenta las variantes le hacen quedar bien al entrenador, puesto que, a los 48 segundos, Ramos volvió a hacerse presente en el marcador por segundo juego consecutivo. El pasado sábado probó de norte a sur para marcar el gol 14 en el choque ante Belice y ayer lo hizo de sur a norte para inaugurar el marcador y acomodar al equipo en la cancha.

Tanto que la ola de ataques azules se hizo intensa con pelotas de los Ramos (Herbert y Heber) al poste y tiros que exigieron a fondo al portero Esteban Torres, quien en el primer período se convirtió en la principal figura de un cuadro isleño que cedió la iniciativa al equipo local.

Este retroceso lo aprovechó El Salvador, sobre todo porque tenía espacio para probar con muchos recursos, tiros desde larga distancia, jugadas colectivas, intentos acrobáticos o toques sutiles como el que se sacó de la chistera Frank Velásquez a falta de 6:34 en el primer tiempo para iniciar su recital que culminó con cuatro tantos para hoy día ser el goleador del certamen con 10 tantos en su cuenta.

El “11” de la Azul llegó a su trigésimo tanto en los premundiales de la CONCACAF (ver nota aparte) con un toque al segundo poste de Torres y aumentó la cuenta a falta de un minuto con un potente disparo que antes de cruzar la línea de meta pegó en los dos postes, con el que subió a 31 en su cuenta global para ser el máximo artillero en la historia de los eliminatorios de la región.

Para la segunda parte, la Azul comenzó sin un pívot nato. Tanto Tín como Frank se quedaron en el banquillo y fueron Abraham Henríquez y Roberto Membreño los que tomaron sus posiciones y los que presionaron la salida de un Puerto Rico que a falta de 9:53 cometió un error -por la presión que ejerció El Salvador- y que fue aprovechado por Henríquez -que fue el que presionó- en combinación con Membreño.

En defensa, la selección nacional la pasaba sin mayores apuros, aunque cuando fue exigido Ramos respondió de buena manera, como también lo hizo Torres, quien tuvo buena parte de responsabilidad para que el marcador se moviera, de nuevo, hasta promediado la mitad del segundo período.

De nueva cuenta fue Frank el que se vistió de figura con otro tiro lejano que dio un pique en una duna que descolocó cuando quedaban por jugarse 6:39.

Quien también intentó en varias oportunidades incluirse en la fiesta fue Agustín, quien con chilenas que se fueron por arriba o tiros que quedaron en manos de Torres buscó aumentar la cifra de 25 goles que suma en la CONCACAF.

“No anoté pero aporté al equipo. Ayudé para que mis compañeros Frank y Abraham pudieran marcar y lo importante es que se ganó y ya estamos clasificados a la próxima fase”, consideró el pívot de la playera.

Como si del mismo libreto se tratara, para el tercer período ayer el equipo nacional bajó la intensidad en su ataque, y eso se tradujo en escasez de oportunidades, aunque la cuenta siguió aumentando en el marcador, a pesar de que se anuló un gol a Rubén Batres por una mano que además le costó una tarjeta amarilla que le pone en la cuerda floja pensando en la siguiente fase.

Sin embargo, la selección se reencontró con la contundencia de vuelta en los últimos compases del período cuando con un desvío de Santos, Abraham aportó su cuota en la ya noche costeña que se cerró con el 7-0 de Frank Velásquez, a falta de seis segundos, que hoy tiene a El Salvador a la espera de rival en la siguiente fase.

Lee también

Comentarios

Newsletter