En la zona de liguilla

Alianza y Metapán empataron a cero, el punto le sirve a los caleros para ser octavos en la tabla.
Enlace copiado
En la zona de liguilla

En la zona de liguilla

En la zona de liguilla

En la zona de liguilla

Enlace copiado
Alianza no pudo ante el “catenaccio” que mostró el Isidro Metapán ayer en el estadio Cuscatlán y debió firmar un amargo empate 0-0 que no gustó a nadie en las gradas, en el cierre de la jornada 13 del torneo Clausura 2016.

El empate sin goles mantuvo al Alianza fijo en la cuarta casilla de la tabla de posiciones, ahora con 18 puntos, mientras que los caleros sumaron 15 y por diferencia de goles acceden a la zona de clasificación gracias a que subieron al octavo lugar.

El técnico de Alianza, el argentino Daniel Fernández, repitió a 10 de los 11 jugadores que envió el pasado miércoles en el triunfo albo sobre Atlético Marte por 6-1, con Rudy Valencia en lugar de Isaac Portillo como única variante. Sin embargo, quedó en evidencia que Metapán no es el Marte. Se defiende mejor.

Alianza dominó, sí, en los primeros minutos de juego y tocó puerta al minuto siete cuando el meta Henry Hernández evitó que su valla fuera perforada por Mario Jacobo y Fito Zelaya.

Isidro Metapán, en cambio, intentó detener los avances blancos con Narciso Orellana y con Jaime Ortiz, lo que provocó que la visita se enfrascara en una lucha fuerte por la posesión.

Concentrado en destruir, la visita no generó ninguna llegada en los primeros 15 minutos de juego. Duelos en cada sector de la cancha y pierna fuerte para contener a los albos era su ley.

Hasta el 17', Marvin Monterroza generó la primera incursión ofensiva de los caleros que terminó en el recorte de la zaga blanca cuando el “7” de Isidro Metapán buscó ganar línea de fondo.

Los occidentales despertaron y dos minutos más tarde fue Meléndez el que salvó de la línea de gol un remate de Narciso a puerta vacía en una mala cobertura del meta Arroyo al intentar detener a Monterroza por la banda izquierda.

Emparejamiento

El juego se emparejó ya que Alianza decayó en su accionar al restar llegada por la banda izquierda, donde Juan Carlos Portillo se mostró incómodo, lo que permitió que Monterroza se desplazara con más libertad ya que el hueco que dejaba Portillo por su zona debía ser cubierta por Batres y por Flores Jaco.

Alianza logró por fin llegar al 33', cuando Óscar Guerrero evitó que la pelota abandonara el campo de juego y mandó un centro que Rodrigo Rivera no pudo rematar de cabeza al fondo.

Tras el yerro de Rivera, también apareció el falló de Metapán, al 37', cuando Óscar Cerén remató elevado con toda la puerta de Arroyo a disposición, aunque ya en fuera de lugar.

El primer tiempo finalizó con un Alianza encimado sobre la parcela de los occidentes pero incapaz de sostener un ataque decente que inquietara la zona baja de los jaguares, que aguantaron hasta el pitazo de Aguilar Chicas.

Más de lo mismo

La salida del reservista Castellón para darle paso al mexicano David López al inicio de la segunda mitad del juego le permitió a Jorge “Zarco” Rodríguez oxigenar su ofensiva por la banda izquierda, ya que Óscar Cerén pudo pasar a su banda natural para buscar a Ricardo Ulloa, que estuvo huérfano en todo el primer tiempo en el ataque.

Isidro Metapán perdió su segunda llegada franca sobre la meta de Arroyo al 52', cuando Cerén trasladó en exceso la pelota hasta el borde del área blanca y cedió tarde el balón a López, que habilitó a Monterroza solo para que este volara el balón sobre el arco.

La lesión del central Mario Jacobo al 55' obligó al gaucho Fernández a sustituirlo para colocar en su puesto al usuluteco Ramón Martínez de Paz en la defensa local junto a Meléndez.

El técnico Jorge Rodríguez no quiso especular más y sintió que era oportuno que David Rugamas retornara al campo de juego tras superar su lesión de su pierna derecha y buscar revitalizar su ofensiva al llegar por Ulloa.

La llegada de Iglesias y del trinitense Plaza al campo aliancista hizo pensar que el técnico Fernández terminaría el juego encimando sobre la meta sur de Hernández y así fue, la dupla ofensiva se asoció con Fito Zelaya, que definitivamente no tuvo su tarde en el Cuscatlán y desperdició jugadas estacionarias que pudieron cambiar la historia de un 0-0 cantado por el fútbol chato mostrado en la cancha y que nunca dio verdaderas luces de que pudiera escribirse una historia diferente.

Lee también

Comentarios

Newsletter