¿Equipo total?

Barcelona ya es más que toque fino. La contra igual funciona.
Enlace copiado
¿Equipo total?

¿Equipo total?

¿Equipo total?

¿Equipo total?

Enlace copiado
Se adivinaba desde hace tiempo y el clásico del domingo lo confirmó: el Barcelona mudó su cara en busca de convertirse en un “equipo total”.

Aunque aún apele al fino estilo que exhibió cuando Josep Guardiola ejercía la dirección, el Barcelona de Luis Enrique ganó el clásico frente al Real Madrid con armas más propias de los blancos: una jugada a balón parado que culminó el francés Jeremy Mathieu y un pelotazo largo que resolvió maravillosamente el uruguayo Luis Suárez.

“El fútbol es todo, no es solo posesión. El Barcelona siempre se caracterizó por tener un modelo y lo respetamos porque es lo que gusta a la gente y la filosofía del club, pero el fútbol tiene muchas fases”, defendió Javier Mascherano después de que el Barcelona se impuso por 2-1 en el duelo de titanes de la Liga española de fútbol. “Es posesión, presionar, sufrir cuando tienes que sufrir, utilizar la estrategia... Para luchar por todo hay que ser un equipo total y en eso estamos”, añadió el centrocampista argentino del Barcelona.

No es extraño que fuera precisamente Mascherano quien defendiera las nuevas armas que el equipo azulgrana añadió a su repertorio: el argentino es, probablemente, el jugador que mejor representa en la cancha el estilo y el espíritu de Luis Enrique.

Defensor del juego de toque y posesión sublimado por el Barcelona de Guardiola, el actual técnico azulgrana insistió desde su llegada al banco en la necesidad de mejorar algunos aspectos del juego que el equipo tenía casi olvidados para volver a competir en todos los frentes. Y los resultados son evidentes: el Barcelona, que lidera la Liga, alcanzó la final de la Copa del Rey y pasó a los cuartos de final de la Liga de Campeones, ya marcó esta campaña más goles en jugadas a balón parado que en toda la temporada pasada. Y sus contraataques, como reconoció Carlo Ancelotti, el técnico del Real Madrid, se han convertido en un arma letal.

“En los últimos 30 minutos la contra del Barcelona fue terrible”, resumió de manera muy gráfica el italiano.

Pero el Real Madrid, que en los últimos años hizo de la intensidad y velocidad en la transición su bandera, no fue el único en sucumbir ante los nuevos argumentos del Barcelona. El Atlético, en la Copa del Rey española, ya sufrió del mismo mal, que también descompuso al Athletic de Bilbao (5-2) y al Rayo Vallecano (6-1) en fechas precedentes de la Liga.

Con el brasileño Neymar, el argentino Lionel Messi y Suárez como tridente ofensivo, el juego directo que tanto reivindica se convirtió en un arma irrenunciable para el técnico azulgrana.

“Con los jugadores que tenemos arriba, prefiero tener ocasiones de gol y correr el riesgo (de no tener tanto control)”, afirmó Luis Enrique después de que su equipo eliminó al Manchester City en los octavos de final de la Liga de Campeones el pasado miércoles.

Entonces, el único tanto de los azulgranas fue el resultado de una jugada de contraataque iniciada por Messi y rematada por el croata Ivan Rakitic.

A medida que avanza la temporada, sin embargo, el peso de los centrocampistas, amos del juego del viejo Barcelona, disminuye en la misma medida que aumenta el de los delanteros y también el de los defensas, mucho más exigidos en la zaga y punto inicial de muchas de las jugadas de los azulgrana.

Así lo demuestra el menguante protagonismo de Iniesta, Xavi e incluso Busquets, los grandes representantes, junto a Messi, del estilo de pase que definió la época de Guardiola.

Los fracasos acumulados tras la marcha del técnico español, sin embargo, evidenciaron la necesidad de cambios. Luis Enrique los ha introducido y los resultados le han hecho ganar cada vez más adeptos.

Tags:

  • barcelona
  • equipo
  • total
  • contra
  • toque fino
  • luis enrique

Lee también

Comentarios

Newsletter