Lo más visto

Más de Deportes

Es lo que hay

El Salvador cayó en el amistoso ante Paraguay, que le desnudó falencias y le mostró sus debilidades.
Enlace copiado
Es lo que hay

Es lo que hay

Es lo que hay

Es lo que hay

Enlace copiado
Es lo que hay: equipo para obtener un tercer lugar relativo y engañoso en un torneo centroamericano, pero endeble y débil para jugar con un rival de categoría. Bueno para reconocer errores. Válido solo si se corrigen. Así cayó ayer El Salvador 3-0 ante Paraguay.

Al equipo salvadoreño no le duró mucho el entusiasmo ni el orden táctico en el esquema que quiso implementar el técnico Agustín Castillo, ya que tras un arranque prometedor cayó en el desánimo y en la equivocación.

El Salvador tuvo un inicio vertiginoso, las llegadas por las bandas y los regates que realizó Darwin Bonilla en los primeros minutos metieron en serios aprietos a la zona baja paraguaya, mientras que los volantes de contención no dejaron de apretar en la salida guaraní y robaban cuanto balón se les ponía enfrente.

Los primeros 20 minutos fueron muy positivos para los salvadoreños, supieron aprovechar los nervios del rival y tuvieron mucho control del balón en todos los sectores del terreno de juego, además no dejaban de marcar cuando perdían el balón, mientras que los paraguayos trataban de hacer llegar el esférico a Édgar Benítez y Nelson Haedo Valdez, quienes cada vez que tenían el balón descontrolaron el esquema defensivo criollo, que nunca había pasado tantos problemas como ayer en la noche en Asunción.

Los paraguayos poco a poco terminaron de leer el esquema cuscatleco y comenzaron a llevar mucho peligro por la banda que defendía Moisés García, quien nunca pudo ganar un duelo al ariete del Toluca. Por otra parte, Valdez tuvo dos claras para anotar, pero falló.

Cuando la balanza dejó de inclinarse para el equipo nacional, llegaron los errores cuscatlecos y de pronto el equipo dirigido por “la Chochera” Castillo cayó en las imprecisiones constantes.

Antes del primer gol paraguayo, el equipo cuscatleco había estado más cerca del gol, primero Darwin Cerén estrelló un balón en el travesaño al minuto 29.

Pero luego los paraguayos comenzaron a imponerse en el juego aéreo, mientras que el portero cuscatleco Dagoberto Portillo era quien más empezaba a destacar.

El primer gol paraguayo llegó tras el cobro de un tiro libre por el sector derecho, el balón encontró cabeceador guaraní, pero el balón se quedó perdido en el área y fue rematado por Pablo Aguilar, quien remató frente a Portillo. Desde entonces el juego fue para los guaraníes, quienes solo por las intervenciones de Portillo no se fueron con margen mayor en el primer tiempo.

Para el arranque del segundo tiempo el esquema táctico paraguayo cambió con las incorporaciones de Richard Ortiz y Jonathan Fabbro, que terminó siendo el revulsivo para los locales y rompió el poco orden que aún guardaba el equipo cuscatleco.

Entonces fue cuando Paraguay aprovechó más y sacó ventaja de los fallos defensivos. Una jugada iniciada por Fabbro terminó en un pase a Ortiz, tras despeje suave de Romeo Monteagudo, el paraguayo no falló ante Portillo.

La afición local se mostró muy satisfecha por el rendimiento de su equipo, que aumentaría el marcador al '61, tras otro gran pase del volante de Cerro, quien a pesar de que solo jugó medio tiempo se convirtió en la figura del encuentro.

El resto del partido le sirvió a Paraguay para ensayar movimientos, pensando en los partidos de la eliminatoria ante Uruguay y Ecuador. Por su parte, el equipo cuscatleco redobló esfuerzos para que el resultado no fuera más abultado.

Tags:

Lee también

Comentarios