Lo más visto

Es una montaña rusa

La prensa española destacó todos los momentos que vivió el Real Madrid el martes ante el City.
Enlace copiado
Enlace copiado
<p></p><p></p><p></p><p>accion</p><p></p><p></p><p>Del drama a la épica sólo hay cuatro minutos de distancia, algo que conoce muy bien el Real Madrid de José Mourinho, un equipo que viaja en una “montaña rusa” en este turbulento comienzo de temporada.</p><p>Es difícil sentir tantas emociones contrapuestas como se vivieron en el Santiago Bernabéu en la noche del martes. Pero así es este Real Madrid, cada vez más mimetizado con la figura de su polémico entrenador, un hombre que no entiende de términos medios.</p><p>El coliseo blanco presenció una remontada épica de su equipo (Real Madrid), un entrenador arrodillado (Mourinho), jugadores señalados por su técnico (Sergio Ramos y Mesut Özil), un crack resolviendo en el último minuto para apartar su tristeza (Cristiano Ronaldo) y una hinchada proporcionando una clamorosa ovación a un futbolista rival (David Silva).</p><p>Cuatro minutos antes de terminar el partido, coincidiendo con el gol que significaba el triunfo momentáneo del Manchester City por 2-1, buena parte de los hinchas del Real Madrid comenzó a marcharse. Y tuvieron que regresar a la carrera ante el doble clamor de quienes se quedaron. Su equipo había remontado.</p><p>El Real Madrid pasó del cero al infinito y Mourinho expresó ese sentimiento en una imagen que hoy da la vuelta al mundo, con el técnico arrodillado alzando su dedo índice al cielo.</p><p>Más o menos la misma imagen que se obtuvo de Cristiano Ronaldo al celebrar el gol. La diferencia es que uno iba vestido con la camiseta del equipo y el otro llevaba traje y corbata.</p><p>Y eso que el partido era simplemente el primero de la nueva edición de la Liga de Campeones. Pero pareció algo más, vista la reacción de Mourinho.</p><p>No hay duda de que el técnico portugués está sometido a una indisimulada tensión en este arranque de temporada, en el que está recibiendo fuertes críticas.</p><p>Por eso, no extrañó que su primer argumento en la sala de prensa no fuera destacar el esfuerzo de sus futbolistas, sino dirigirse a los periodistas. Cuando le preguntaron por lo que pensó en su celebración en el gol definitivo, el portugués no se reprimió: “En mi cerebro vi un periodista, una computadora, la tecla de borrar y comenzar de nuevo la crónica. Tengo un ‘hacker’ que lo tenía todo controlado”.</p><p>Así es el Real Madrid de hoy, un equipo que vive en los extremos: extasiado con una victoria épica y enredado en conflictos internos.</p><p></p><p></p>

Tags:

  • deportes
  • futbol-internacional

Lee también

Comentarios