Lo más visto

Estalló la locura

Lágrimas, abrazos, gritos y agradecimiento a Dios aderezaron una noche inédita en Puebla.
Enlace copiado
Celebración.  El auxiliar técnico de la Azulita sub 20, Geovanny Trigueros, se une a la celebración de los jugadores tras la clasificación salvadoreña al mundial Turquía 2013.

Celebración. El auxiliar técnico de la Azulita sub 20, Geovanny Trigueros, se une a la celebración de los jugadores tras la clasificación salvadoreña al mundial Turquía 2013.

Cena.  “Olé, olé, olé, olé” fue el grito de batalla de los seleccionados antes de tomar sus alimentos y tener la noche más larga y feliz de sus cortas carreras futbolísticas.

Cena. “Olé, olé, olé, olé” fue el grito de batalla de los seleccionados antes de tomar sus alimentos y tener la noche más larga y feliz de sus cortas carreras futbolísticas.

Estalló la locura

Estalló la locura

Enlace copiado
La Azulita sub 20 liberó anoche en el pasto del estadio Cuauhtémoc de Puebla todas las emociones reprimidas durante los cuatro meses que duró la preparación para llegar al premundial de CONCACAF, que se celebra en Puebla, México.

Tras el 1-3 alcanzado ante Panamá y mostrando el mejor fútbol por el momento en la justa regional durante los últimos 45 minutos de juego, el plantel juvenil se desbordó en emociones que inundaron bajo los aplausos de la afición poblana como reconocimiento al esfuerzo mostrado por los 13 jugadores que Mauricio Alfaro utilizó para revertir de manera tajante el 1-0 del primer tiempo.

Cuando los parlantes del Cuauhtémoc pidieron el aplauso para El Salvador por su clasificación al mundial de Turquía, un mar de lágrimas y abrazos seguía mostrándose en el campo de juego. Técnicos, dirigentes y jugadores se fusionaron en un solo abrazo.

“Es increíble esto que me está sucediendo. La verdad es que todavía siento que es un sueño del que no quiero despertar. Gracias a todos por el apoyo recibido, por los regaños que aguanté para tener esta noche mágica”, resumió entre lágrimas y algo afónico Jairo Henríquez, autor de un doblete histórico ante los canaleros y conductor directo de la clasificación azul.

Por su parte, el meta Rolando Morales manifestó, llorando: “Es un sueño cumplido. Agradezco a mis padres, amigos y a toda esa afición que nos apoyó en la distancia. La verdad es que hicimos un primer tiempo horrible. Hablamos entre nosotros para componernos en el segundo tiempo y la verdad es que resultó”. Eso admitió el meta, que no dejaba de abrazarse con su colega Wilbert Hernández.

“Felicito a ‘Rola’ por esta clasificación. La verdad es que se sufre más en el banquillo, porque no podés ayudarlos en la cancha. Somos mundialistas y hay que festejarlo”, acotó el guardameta suplente del combinado juvenil.

Por su parte, el cuerpo técnico que encabeza Mauricio Alfaro se fundía en abrazos sinceros y de felicidad por el objetivo cumplido. “Quiero agradecer a mi cuerpo técnico por el apoyo, consejos y, sobre todo, por acuerparme en esta eliminatoria. Ahora dejamos el tema en manos de los señores federativos a fin de que nos preparemos como se deba para el mundial. Se ha demostrado que con muy poco se logra hacer mucho si a la larga se trabaja con honestidad”, afirmó.

Por su parte, Raúl García, preparador de porteros de la selección juvenil, recordó con emoción: “Estar lejos de la familia a esta edad es difícil, pero creo que ha sido justa esta clasificación por la manera en que este grupo, muy sano, se ha manejado. Gracias a Dios que ahora en otra faceta de mi carrera logré alcanzar un boleto mundialista”, destacó el exseleccionado nacional.

Finalmente, Olivier Ayala y Marvin Baumgartner, abrazados junto a sus demás compañeros, saltando, gritando “¡vamos a Turquía, vamos a Turquía!”, festejaban la clasificación a la primera cita mundialista juvenil. “Oh, my god.. it's beautiful…”, manifestaba entre lágrimas Baumgartner, el suizo salvadoreño y una de las gratas sorpresas en la Azulita.

Tags:

  • celebracion
  • Puebla
  • Azulita
  • Tuco
  • El Salvador
  • Panama
  • Turquia
  • mundial

Lee también

Comentarios