Lo más visto

Más de Deportes

“Este es un torneo competitivo”

“El Loco” Abreu habló sobre lo vivido hasta el momento en el país.
Enlace copiado
“Este es un torneo competitivo”

“Este es un torneo competitivo”

“Este es un torneo competitivo”

“Este es un torneo competitivo”

Enlace copiado
Hablar de lleno y de forma franca con el atacante uruguayo de Santa Tecla, Washington Sebastián Abreu, o como a él le gusta que le digan: Sebastián “el Loco” Abreu es gratificante por los conceptos que este exmundialista charrúa y verdadero “Trotamundo del fútbol” maneja no solo del deporte que practica; sino que también por la filosofía de vida y sus aficiones que pone en marcha y disfruta cada vez que el tiempo se lo permite.

¿Cómo ha sido tu adaptación a la vida cotidiana en nuestro país?

Feliz de poder estar en un lugar donde uno es bien recibido, aceptado y lo más importante poder disfrutar lo que más nos gusta que es estar dentro de un campo de juego, haciendo lo que todo niño sueña y que después lo puede transformar en la adolescencia como es jugar al fútbol y sobre todo hacerlo en lo profesional, con lo que implica, con la responsabilidad que tiene, con la exigencia que tiene, es una sensación que tratamos de compartir con los compañeros (en Santa Tecla) de sentirnos privilegiados de hacer algo que muchos quisieran y que no todos pueden.

¿Te imaginabas que tu convivencia en El Salvador sería así?

Sí, me ha tocado estar en muchos lugares tropicales en mi carrera, muchos países que he visitado y jugado tienen aspectos que coinciden, pienso que el clima (tropical) ayuda en que el estado de ánimo sea diferente. Hay gente más jovial, más alegre, lugares donde las personas son más abiertas, más sociables al convivio y que te genera una sensación donde no solo disfruto en lo futbolístico, también disfruto la parte social porque la vida no solo pasa en entrenar y jugar, también por los recuerdos y experiencias que uno puede cosechar gracias a la cultura que posee cada país.

¿Qué hace Sebastián Abreu en sus ratos libres para no aburrirse?

Entrenamos en la mañana, en la tarde estoy en cursos de inglés, comenzaré pronto mi curso de entrenador y por allí por las 7 de la noche tomo entrenamiento personalizado y ya después tenemos la oportunidad de ver distintos partidos mundiales para hacer apuntes de lo que considero puede ayudarme para seguir aprendiendo del fútbol. Veo por televisión los partidos de la liga salvadoreña o de otras ligas del mundo para tomar apuntes de los demás equipos, ver lo que fue tu partido, analizar a tu próximo rival y por allí de las 8 u 8:30 de la noche uno baja sus revoluciones, me alisto para cenar y tratar de recargar pilas para el siguiente día.

¿Cómo llegó la idea de hacer el curso de entrenador con AEFES?

En realidad será el tercer curso de entrenador que tomaré en mi carrera, ya hice dos en otros países y lo hago por tratar de aprender más, nunca está de más acumular información.

¿Satisfecho con lo jugado hasta ahorita en la liga?

Nunca hago evaluaciones individuales porque nunca se hace la evaluación de un libro en la página 10: la evaluación se hace en la última página o cuando se termina. Lo que sí puedo decir es que colectivamente el equipo ha venido de menos a más. El equipo ha ido mejorando y en esa mejoría uno ha podido tener mayor participación.

¿Qué ha costado más, la adaptación del plantel a tu juego o conectarte tú con el equipo?

Mi función en la cancha es orientar al compañero con la pelota de poder hacerle ver que hay una opción válida (para asistirlo) pero siempre la decisión la tiene el que lleva el balón. Es una característica mía (hacer ademanes de pedir la pelota), no es un reclamo, ni una queja. He aprendido con los años a no jugar pensando en qué podrán estar analizando en las tribunas porque uno gesticula o mueve los brazos. Es un problema de ellos, que valúen lo que quieran.

¿Puedes tener ya un concepto de la liga salvadoreña o es prematuro?

Por lo que me ha tocado jugar y por lo que he visto es una torneo competitivo, cada uno con sus armas. Todas son respetables, aunque algunas de ellas no favorecen al espectáculo, pero no seré yo el que tiene que tomar cartas en este aspecto. Todos pueden ganarle a todos y con la regularidad que puede conseguir algún equipo puede irle mejor.

¿El clima en alguna región del país no te preocupa?

Para nada, he jugado en otros países donde el calor es mayor que en el oriente de El Salvador. En Paraguay por ejemplo aprendés a hidratarte bien. Allí las temperaturas alcanzan los 50 grados de calor y la liga respeta las recomendaciones de FIFA, por eso los juegos se hacen de las 5 de la tarde en adelante, los árbitros permiten parar el juego a partir del minuto 21 de cada tiempo para hidratarte, es cuestión de salud, es un tema más que sacar beneficio del local. La memoria fisiológica (de uno) las tiene presente y en eso hay que ser más inteligente para que la que corra más sea la pelota y el rival.

¿Qué comenta tu familia de tu estancia en nuestro país?

Mi familia está bien, ellos entienden lo que es este ambiente y si ven al líder de la familia feliz, haciendo lo que más le gusta, repercute mucho en el bienestar familiar, saber que uno está contento, saber que está vigente en este deporte y que estoy cerca de los 750 partidos oficiales de liga en mi carrera ayuda a esa comunión familiar. Podría estar cumpliendo esa meta de partidos en mi carrera en este torneo y terminan involucrando a la familia, que vayan tomando el conteo regresivo y que generan orgullo que el padre pueda tener esa trayectoria y logros.

¿Habrá una celebración especial de parte de Sebastián Abreu, una camiseta alusiva o algo, cuando alcances los 750 partidos?

Como se hace normalmente en los clubes en que he estado, que cuando cumplo números redondos el club hace una camiseta especial por esa ocasión y me la entrega para la posteridad y que la coloque en el museo que poseo.

¿Qué tal te ha ido hasta ahorita con la gastronomía salvadoreña?

Variedad de todo tipo. La verdad me he quedado impresionado, soy un tipo que le gusta salir a cenar con sus amigos y la variedad que hay en el país es inmensa. Tenés mucha variedad de cocina, tailandesa, brasileña, asiática, italiana; en fin, muchas opciones que te entretiene para escoger, no te aburre y para uno que le gusta tener diferentes opciones es bueno. No tengo un plato especial. Soy quisquilloso en este tema porque mi dieta principal es comer carne blanca (pescado, pollo) y pasta integral, arroz integral. Soy atípico en eso, pero me gusta visitar lugares que te ofrezcan comida casera.

Todavía no visita una pupusería para comer el platillo nacional...

Aún no he tenido esa oportunidad, lo que pasa es que la pupusería va en contra del deportista de alto rendimiento porque es una alimentación que uno debe elegir el día correcto para ir a degustarla ya que es un poquito pesada, pero ya me hicieron probar pupusas con frijoles en un asado de bienvenida y es muy rica. Me han afamado las de queso con loroco pero habrá que ir paso a paso para probarla.

En los dos partidos que has disputado ¿han intentado intercambiar tu camiseta con algún jugador de un equipo rival?

Tengo un hobby particular que es coleccionar las camisetas de los equipos que me he enfrentado. Poseo un museo donde las exhibo y por eso me doy la tarea de intercambiar camiseta. Contra el UES traté de intercambiarla con el capitán (Edwin Martínez), pero lastimosamente me dijo que con todo el dolor del alma no podía hacerlo porque era la única que tenía para jugar y que si lo hacía dejaría de jugar. Me pasó lo mismo contra Alianza, la intercambié con otro jugador pero que luego me llamó a mi móvil pidiéndome disculpas por tratar de recuperarla porque era la única que tenía para jugar mientras le llegaba la indumentaria blanca para jugar la Liga de Campeones de CONCACAF, le dije que no había problema en devolverle la camiseta y me dijo que cuando tuviera la otra indumentaria me la regresaría.

Entiendo que estos casos te perturbaron por ser la primera vez que te sucede en tu carrera, de devolver una camiseta intercambiada...

La verdad es que sí es la primera vez, pero esto me demuestra que el fútbol salvadoreño se asemeja mucho al uruguayo, en sus virtudes y en sus carencias. Allá también hay equipos que les deben dinero a sus jugadores por meses, donde hay clubes que no tienen una cancha digna para entrenar o jugar, que no tienen más indumentaria que la que portan en cada jornada y que no pueden intercambiarla como sucede acá, son cosas que el fútbol te presenta y que cada uno debe sacar sus conclusiones para que mejore a futuro.

Lee también

Comentarios