FAS no se dejó asustar

Pese a un empate momentáneo, los tigrillos solventaron su juego ante la UES con un triunfo 1-2.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cuando acabó el partido en el que FAS sumó ayer tres puntos contra la Universidad de El Salvador, al entrenador tigrillo, William Osorio, le preguntaron por qué dejó en el banquillo a Jonathan Águila y Ricardo Ulloa, cuando ambos fueron pilares para que los tigrillos alcanzaran la semifinal el torneo pasado.

La respuesta de Osorio (que FAS es un club y no individualidades y que quien entre tiene que aportar), si bien diplomática, no deja de ocultar una cosa: los tigrillos han vuelto a la apuesta por la vieja guardia, que si bien le resolvió el clásico nacional en el inicio del torneo, ayer no tuvo gas suficiente para rematar a una UES que tampoco hizo mayor mérito para más premio.

Y no es que no haya que reconocer el peso que, definitivamente, tienen Alejandro Bentos y William Reyes en la historia fasista. Empero, mientras el argentino aún puede desequilibrar y tiene el arresto suficiente para combinar con quien se le ponga a la par, al hondureño no se le presentó ninguna oportunidad de marcar, absorbido por los centrales académicos. Águila y Ulloa, en cambio, en 10 minutos que estuvieron juntos sobre la cancha, fabricaron el gol que le dio tres puntos a FAS.

Puede haber espacio para debate en el equipo asociado. Aunque no sea uno polémico o público. Es lo que tienen las victorias: siempre sirven para ocultar pequeños detalles. Lo que no ocultan es que los fasistas, si bien obtuvieron un triunfo merecido porque fueron mejores que el rival, tampoco tuvieron la contundencia suficiente para sentenciarlo antes y debieron pasar por el susto de un empate transitorio antes de llegar a la victoria.

Talento

Es un hecho: FAS era favorito y le bastaron tres minutos para confirmarlo. Contaba tres ocasiones de gol en la misma cantidad de minutos desde que se echó a andar el balón y en los primeros 15 ya había tirado cuatro veces a la portería de David Aguilar, de buen talante hasta que le sacudieron las redes y se abrió el marcador.

Sobre el minuto 21, Ramiro Carballo tuvo una jugada desafortunada en la que no despejó bien el balón, que le quedó en los pies a Ramón Flores y metió el pase donde entraba, por izquierda, Juan Carlos Moscoso. Con la defensa universitaria más pendiente de ver si el línea pitaba fuera de juego que de ir a meter el pie, el “13” asociado apuntó y fusiló al meta académico. 0-1.

La U, entonces, se vio en un problema. No había producido una sola llegada al arco de Luis Contreras y estaba obligada a ello por la desventaja. Llegaron entonces los pelotazos y uno de ellos casi les regala el empate, en una mala comunicación entre “Motor” y Granadino, que cabeceó hacia atrás y chocó con su compañero. Afortunadamente para FAS, Carlos Carrillo salvó antes que David Rugamas llegara para hundir el balón y empatar el juego.

La segunda mitad le permitió a la UES acercarse más al arco de “Motor”. Un cabezazo solitario de Rugamas o un centro venenoso que Contreras salvó entre dos delanteros de los pumas eran evidencia de que FAS carburaba menos en ofensiva y que necesitaba oxígeno.

Tuvo que llegar el tanto local para reaccionar definitivamente. Al '73, Henry Chafoya alcanzó a desviarle un centro a Contreras, que no pudo evitar que el balón pasara la línea y, entonces, con el 1-1 y el liderato para otros, Osorio renovó líneas. Ya había sacado a Bentos por Águila y, al '80, entró entonces Ulloa por Reyes. Cinco minutos después, Ulloa asistió a Águila y el juego había acabado: triunfo fasista. Con gol de la nueva guardia.

Tags:

  • FAS
  • UES
  • Aguila
  • Moscoso
  • Chafoya
  • Cuscatlan

Lee también

Comentarios

Newsletter