Lo más visto

Fiesta solo para uno

Los 108 años de Chicago o los 58 de Cleveland. Una racha se acabará en la Serie Mundial.
Enlace copiado
Fiesta solo para uno

Fiesta solo para uno

Fiesta solo para uno

Fiesta solo para uno

Enlace copiado
Pase lo que pase en la Serie Mundial, un eterno perdedor saldrá campeón. Al menos una sequía llegará a su fin. ¿Será el turno para los Indios de Cleveland, que no se coronan desde 1948? ¿O será el momento para los Cachorros de Chicago, que han esperado más de un siglo, desde 1908?.

Este Clásico de Otoño, que arranca hoy en el Progressive Field de Cleveland, promete ser entretenido. Se enfrentan dos equipos que cuentan con varias de las figuras jóvenes en el firmamento de las Grandes Ligas: Francisco Lindor, Javier Báez y Kris Bryant. También dos relevistas infranqueables –Aroldis Chapman y Andrew Miller–, que fueron adquiridos tras canjes con los Yanquis de Nueva York a fines de julio. Y dos avezados mánagers como Joe Maddon y Terry Francona.

Los suplicios de los Cachorros y los Indios en octubre han sido documentados hasta el cansancio.

En 1997, Cleveland estuvo a dos outs del título cuando su cerrador José Mesa malogró una ventaja de una carrera en la parte baja del noveno inning del séptimo juego en Florida. Un sencillo de Edgar Rentería con las bases llenas aseguró el título para los Marlins, una franquicia que apenas cuatro años atrás había debutado en las Grandes Ligas.

Fue la última vez que los Indios hicieron acto de presencia en una Serie Mundial.

Eso es nada para los fanáticos de los Cachorros, que desde 1945 no alcanzaban el clásico. La maldición de la cabra Billy en 1945 o la del gato negro en 1969. Todo está atrás.

“No perdemos el tiempo en esas cosas. Estos son unos nuevos Cachorros de Chicago”, declaró Bryant, candidato al premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Hoy es cuando deben demostrarlo.

Lee también

Comentarios