Lo más visto

Fin del camino

El Salvador cayó ante el tri dando la cara y quedó fuera de rusia.
Enlace copiado
Fin del camino

Fin del camino

Fin del camino

Fin del camino

Enlace copiado
Se acabó. El sueño de volver a una copa del mundo ya no puede convertirse en una realidad para El Salvador. A pesar de que la afición creyó en un milagro, acompañó al equipo hasta el final y los jugadores pusieron lucha y garra hasta que sus fuerzas se lo permitieron, el vía crucis que ha vivido la selección salvadoreña en la eliminatoria hacia Rusia 2018 llegó a su fin, de la peor manera, con una derrota en casa.

En el duodécimo partido del hondureño Ramón Maradiaga como seleccionador nacional se esperaba la primera victoria de esta etapa, esa que dejara en el pasado los tropiezos desde octubre pasado, cuando asumió el mando.

El estadio Cuscatlán ayer no vivió sus mejores galas, pero tampoco lució desolado como se preveía. La fe de esos fieles que llegaron desde temprano estaba puesta en un buen resultado que pareció asomarse con el gol de Alexánder Larín, al minuto 24, que reflejaba la intensidad con la que la Azul salió a la cancha, pero que quedó en una ilusión cuando México decidió meter el pie en el acelerador.

Machucando, con trazos largos para desbordar por las bandas y sin arrugar ante ninguna pelota dividida, El Salvador se vio superior en los primeros compases del juego a un México que aunque no cedía una salida fácil sí permitía que los nacionales tuvieran el espacio suficiente para manejar la pelota en el centro del campo, algo que hizo que muy temprano en el juego bajaran los “ole, ole, ole”.

Junto a ello agregar que el Tri, que tuvo en su ataque al debutante Ángel Sepúlveda, no estaba del todo cómodo en el campo con un Aquino inquieto por las bandas pero sin poder sobrepasar a Tamacas, Domínguez o Cerén, quien fue el que más verticalidad le dio al equipo nacional por la derecha, aunque fue por la izquierda, con un trazo de Jaime Alas, que nació el penalti a favor de El Salvador, luego de una infantil mano de Jorge Torres Nilo, al minuto 22.

Un minuto después Larín se plantó frente al balón y al estilo “Panenka” puso en ventaja a El Salvador y encaminó el sueño que pudo tener una senda más amplia si al 38’ Bonilla impactaba la pelota con su cabeza solo frente a la portería o si Cerén en la última conectaba de buena manera una pelota que pudo haber dejado a Bonilla solo frente a Ochoa. Pero no fue así.

Y como siempre sucede, cuando se perdona el rival, si es de la jerarquía de México, no lo hace.

En apenas un lapso de 15 minutos el Tri devolvió a la Azul a la realidad con tantos de Héctor Moreno y Ángel Sepúlveda y después de ello El Salvador quedó en la lona anímicamente.

Ni Ramón Maradiaga ni el equipo en cancha supo reaccionar y manteniendo solo a Nelson Bonilla en punta se volvió complicado generar peligro. La pelota quemaba a los nacionales debido a que el desgaste físico hecho en el primer tiempo también pasó factura y el transitar de la pelota pasó a ser lento.

La llegada de Dennis Pineda –que se incorporó el jueves a los entrenos tras viajar dos días desde Portugal– en lugar de Cerén no cambió el rumbo del juego que quedó sentenciado con el penalti –regalado– del árbitro Armando Villarreal con el que Raúl Jiménez puso el 1-3, que impulsó la salida precipitada de los aficionados del estadio y aceleró el adiós de Rusia. Uno que solo era cuestión de tiempo.

Lee también

Comentarios