Lo más visto

Finalista o fracaso

Barcelona busca asegurar su pase a la final de la Copa del Rey.
Enlace copiado
Finalista  o fracaso

Finalista o fracaso

Finalista  o fracaso

Finalista o fracaso

Enlace copiado
El Barcelona buscará hoy su primera final de la temporada con la disputa de la vuelta de la semifinal de la Copa del Rey, en la que se mide en el Camp Nou a un Atlético de Madrid más que exigido.

El club culé logró una valiosa renta de 2-1 en el encuentro jugado la pasada semana en el Vicente Calderón de Madrid. Sin embargo, desperdició una buena oportunidad de dejar resuelto su pase y dio vida al Atlético en la segunda parte, en la que el equipo rojiblanco marcó un gol y ganó autoestima.

El Barcelona, actual bicampeón del torneo, no se fía lo más mínimo y pondrá lo mejor que tiene. Así lo evidenció el sábado su técnico, Luis Enrique, al reservar al delantero uruguayo Luis Suárez y sustituir a Lionel Messi en la segunda parte del encuentro ante el Athletic, con el triunfo resuelto.

Sin embargo, no estará la llamada “MSN” completa porque Neymar deberá cumplir un encuentro de sanción por acumulación de tarjetas. Ante esta perspectiva, las opciones de Luis Enrique son múltiples. La solución más ortodoxa parece la de Arda Turan. Además, Messi deberá tener cuidado porque se perdería una hipotética final si ve una amarilla.

“No nos vamos a conformar con el empate. Vamos a intentar ganar y hacer un gol más que el rival”, avisó ayer Luis Enrique, en conferencia.

Sin colchón

Mientras, el Atlético está contra las cuerdas y más exigido que nunca. No solo por el resultado, sino porque sería un duro golpe quedar fuera de la Copa del Rey cuando en la Liga española tiene mínimas opciones de pelear por el título, pues está a siete puntos del Real Madrid y con dos partidos más que los blancos.

El Atlético necesita marcar al menos dos goles para tener opciones de clasificarse y su plan pasa por hacer lo mismo que exhibió en la segunda parte del encuentro jugado en el Vicente Calderón: presión alta, armonía entre líneas, generosidad en el esfuerzo y fe.

Otra cosa le dejaría a merced de un Barcelona que no perdona distracciones.

Así, el encuentro de hoy se pinta como un choque de poder a poder y lleno de chispa.

Lee también

Comentarios