Fórmula Uno: Vettel gana la primera carrera de 2018 y amarga a Hamilton

La estrategia de Ferrari y de Sebastian Vettel fue mejor que la de Hamilton con Mercedes. Mirá lo que pasó.
Enlace copiado
Fórmula Uno: Vettel gana la primera carrera de 2018 y amarga a Hamilton

Fórmula Uno: Vettel gana la primera carrera de 2018 y amarga a Hamilton

Enlace copiado

MELBOURNE, AUSTRALIA. El alemán Sebastian Vettel se impuso hoy en la primera carrera de la temporada de la Fórmula 1 en Australia, gracias a un acierto estratégico del equipo Ferrari, que postergó al segundo lugar al Mercedes de Lewis Hamilton tras superarlo en la detención en boxes.

El alemán, que en la primera parte de la carrera no había podido subir de la tercera posición, aprovechó la aparición de un auto de seguridad para hacer en ese momento su detención en boxes y volver a pista delante de Hamilton y su compañero Kimi Raikkonen, que finalizó tercero.

En la cuarta posición se ubicó el Red Bull del australiano Daniel Ricciardo, mientras que el español Fernando Alonso sorprendió con su McLaren al terminar en la quinta posición, justo por delante del otro Red Bull del holandés Max Verstappen.

Poco había sucedido en carrera, con Hamilton marcando la pauta desde la partida, seguido por Raikkonen y más atrás por Vettel. La única novedad era el retraso de Max Verstappen, que había sido superado por Magnussen en la largada y cometió un trompo cuando intentaba recuperar la posición.

LO QUE CAMBIÓ TODO
Entonces, Ferrari apostó por la estrategia para cambiar la historia. Mandó rápido a los boxes a Raikkonen, idea copiada enseguida por Mercedes, que en el giro siguiente hizo parar a Hamilton para mantenerse adelante del finlandés.

Sin embargo, un golpe de efecto modificó los planes. Los Haas de Magnussen y Sebastien Grosjean, que estaban cumpliendo una gran carrera, se detuvieron en giros consecutivos, e incluso el auto del danés quedó en lugar peligroso. Por ese motivo, los organizadores pusieron el "safety car" virtual, circunstancia que Vettel no dejó pasar.


El alemán, que estaba a siete segundos de Hamilton cuando el británico hizo su detención, ingresó a los boxes y salió justo delante del piloto de Mercedes, que vio como un error estratégico de su equipo le hizo perder una posición que en la pista era muy cómoda.

Cuando la carrera se relanzó, el panorama era totalmente diferente. Vettel vio como Hamilton se agrandaba en sus espejos, pero lo contuvo sin mayores sobresaltos, en un circuito donde los sobrepasos son muy difíciles.

Así llegaron al final, con Vettel sonriendo y Hamilton maldiciendo por una estrategia equivocada.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter