Futbolista Kaká, la "subasta" de cada pretemporada

Su contratación fue un golpe de efecto de Florentino Pérez, quien había prometido su fichaje si era elegido presidente del club blanco, como así ocurrió. <br />
Enlace copiado
Enlace copiado
De estrella a jugador subastado. Esta es la evolución en el Real Madrid del brasileño Kaká, quien encara una pretemporada más con su futuro en el aire. En las últimas semanas se habló del Paris Saint Germain y del Inter de Milán. También de una oferta exótica y multimillonaria del Guangzhou chino. Y ahora parece volver a la carga el Milan. <br /><br />Según afirmó hoy el diario italiano "Il Corriere dello Sport", Kaká tiene decidido hablar con José Mourinho, su actual entrenador, "para que el Real Madrid facilite su salida del club blanco". <br /><br />Es decir, el futbolista quiere que el técnico (y mánager) del Real Madrid permita que se rebaje la tasación del jugador, que asciende a 25 millones de euros (30,7 millones de dólares). Según explica "Il Corriere dello Sport", el objetivo de Kaká es fichar por el Milan, su antiguo equipo, "pero el futbolista sabe que el club italiano no llegaría a las cifras que baraja el Madrid". <br /><br />Y eso que, como afirma el propio periódico, el futbolista brasileño estaría también dispuesto a rebajarse el salario. Kaká percibe una cantidad neta de diez millones de euros por temporada (12,2 millones de dólares), que podría reducir hasta los seis millones de euros por año. <br /><br />¿Completará Kaká su viaje de ida y vuelta al Milan, el club en el que triunfó hace tres años, justo antes de firmar por el Real Madrid? Entonces, el club blanco pagó 65 millones de euros (80 millones de dólares) por sacar al brasileño de Milanello. Hoy, pasados esos años, vale tres veces menos, y visto en perspectiva es una de las inversiones más ruinosas realizadas por el Real Madrid. <br /><br />Su contratación fue un golpe de efecto de Florentino Pérez, quien había prometido su fichaje si era elegido presidente del club blanco, como así ocurrió. <br /><br />Pérez resolvió en pocas horas lo que había sido un gran anhelo de la hinchada madridista. Prometido por el anterior presidente, Ramón Calderón, el fichaje no se llegó a consumar. Hasta que Pérez llegó y abrió la caja fuerte para pagar una montaña de millones. <br /><br />Pero lo cierto es que Kaká nunca respondió a las expectativas creadas. Ni con el chileno Manuel Pellegrini, su técnico en el primer año, ni con Mourinho en las dos últimas temporadas. El balance está muy lejos de lo esperado: 89 partidos jugados y 24 goles. <br /><br />La pasada temporada fue la más decepcionante. Fue la primera en la que el brasileño pudo hacer una pretemporada completa al dejar atrás sus continuas lesiones y aseguró: "Va a ser mi año". Pero no. A pesar de ofrecer destellos a mediados de campaña, pasó los últimos tres meses de la temporada en el banquillo, suplente habitual del alemán Mesut Özil. Su episodio más infeliz ocurrió el 25 de abril, en la vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones ante el Bayern Múnich. Kaká entró en la segunda parte y fue abucheado por su propia hinchada en la prórroga. <br /><br />Los silbidos fueron amplificados en la tanda de penales, cuando erró su lanzamiento, a la postre clave en la eliminación de su equipo. Entonces, quedó claro que se iba a vivir una pretemporada como las dos anteriores, marcadas por los rumores de venta y su subasta por medio mundo, desde Asia a América. Pero los problemas son los de siempre: la devaluación del futbolista y su gigantesco salario. Y más en esta época marcada por la austeridad. <br /><br />

Tags:

  • Kaká
  • Real Madrid
  • Noticias
  • Internacionales
  • Fútbol
  • La Prensa Gráfica
  • deportes
  • futbol-internacional

Lee también

Comentarios

Newsletter