Golpe al hígado

La selección sub-20 se dejó dos puntos al permitir que Haití le empatara con un penalti al '89 y complicó el premundial.
Enlace copiado
Golpe al hígado

Golpe al hígado

Enlace copiado
Hace dos días fue alivio porque se rescató un punto. Ayer fue shock porque se perdieron dos. Ambas historias escritas de la misma manera; con la diferencia de que en la primera la selección sub-20 fue rescatada; ayer dinamitada.

El Salvador tenía en sus manos un triunfo importante, que si bien no tenía un margen de comodidad, era suficiente para pelear ante Canadá una de las tres primeras plazas del grupo. Sin embargo, empató ante Haití y hoy tendrá que esperar que Honduras y Canadá tropiecen para abrirse posibilidades de acceder a la siguiente fase.

El entrenador Mauricio Alfaro modificó la dupla adelante saltando con Bryan Pérez más la función de Romilio Hernández desde la volantía, quizás por la corpulencia de estos jugadores como una forma de penetrar la defensa haitiana.

Sin embargo, en los primeros minutos fueron los caribeños los que impusieron el ritmo de juego y presionaron constantemente la cabaña cuscatleca.

Sobre apenas seis minutos Haití dio el susto y estuvo a unos centímetros de conseguir el primero; de hecho, siendo concisos, el enemigo estaba en casa.

Un centro luego de un saque de banda que alcanzó sin ningún peligro el área trascendió por el error Carlos Cañas; el portero nacional salió a interceptar el balón y su salida fue efectiva, lo deficiente fue la técnica para contenerla.

Cañas la soltó justo para que se metiera a la portería, pero no llevaba potencia suficiente y alcanzó a lanzarse sobre la línea para que la acción quedara en mera anécdota sin repercusiones negativas.

Los haitianos entraron aplicados, y dejaron de lado el leve favoritismo que tenía El Salvador. Aunque no tenían llegadas claras, eran mejores dentro de la cancha, dejando a los centroamericanos con la única opción de pases a profundidad. Narciso Orellana lo intentaba pero Romilio Hernández fue pillado en posición adelantada por lo menos tres veces en 15 minutos.

El Salvador abrió el marcador en una destacada jugada colectiva que inició Álvaro Guardado por la derecha, le filtró el pase a Bryan Tamacas para que este se metiera al área por el costado y viera el desmarque de José Villavicencio y le pusiera un pase preciso para que definiera en solitario ante el portero haitiano.

Ese gol le dio una gran dosis de confianza a los nuestros, dejaron de lado las imprecisiones y comenzó el mejor dominio de pelota, ahuyentando los pelotazos y recurriendo al juego por las bandas, aunque Haití no se desesperaba y siguió siendo muy efectivo, en especial, en jugadas individuales de velocidad.

Haití estuvo a punto de empatar el partido nuevamente tras error de Cañas. Venel Saint Fort intentó un remate de larga distancia, pero rebanó la pelota y por accidente le cayó a Joseph Peterson, Cañas quiso despejar pero no conectó con la pelota, y con el marco vacío el haitiano se precipitó y remató, estrellando la pelota en el poste.

Con la ventaja en el marcador los nuestros se fueron al descanso, con la esperanza que en la segunda mitad se pudiera aumentar el marcador. Sin embargo, fue puro espejismo, puesto que la Azulita se acomodó a que Haití no generó mucha presión en la segunda mitad. Aunque el técnico Jerome Velfert hizo dos modificaciones, la labor de Roberto Domínguez y Edwin Cuéllar era efectiva.

Adelante no había nada de parte de los salvadoreños tampoco. Pérez se mostraba muy solo y a lo que recurrían era a los tiros libres que surgían a la orilla del área, cobrados siempre por Juan Barahona.

Sin embargo, la fortuna a veces cambia de dueño, y si en el encuentro ante los hondureños se empató con un penalti sobre el final, ayer la suerte devolvió la moneda. Pierre Franci buscaba una pelota aérea sin peligro dentro del área, al sentir la marca de Roberto Domínguez se dejó caer, y el árbitro Sandy Vásquez compró, sancionando el penalti en contra.

Jonel Desire cobró bien el tiro, lejos del alcance de Cañas para colocar el empate, doloroso pero merecido, y más aún porque ahora el camino está cuesta arriba. Dos puntos antes de jugar contra Canadá y luego ante México. Cuesta arriba, para no perder la costumbre.

Tags:

  • seleccion sub-20
  • sub 20
  • azulita
  • premundial
  • concacaf
  • montego bay

Lee también

Comentarios

Newsletter