“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

Enlace copiado
“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la  promesa que no pudo ser

“Halcón” Munguía, la promesa que no pudo ser

Enlace copiado
Un accidente de tránsito impidió que José Luis Munguía se consagrara como uno de los mejores porteros del balompié nacional.

José Luis “Halcón” Munguía, portero chalchuapaneco, apareció en FAS al cierre de la década de los ochenta. Le tocó ser parte del plantel asociado cuando Nicolás Chávez, Orlando “Manga” Chavarría y Mauricio “Flaco” Castillo pasaban su mejor momento. Cada uno de esos tres cancerberos tenía la confianza del entrenador Héctor Raúl Miralles para cuidar el arco de los tigrillos. Fue a partir de 1980, en el cierre de la etapa de oro de FAS, cuando “el Halcón” pasó a ser titular en el plantel asociado. Tuvo que disputarlo codo a codo con Chávez, quien fue uno de los jóvenes que reclutó Miralles para el cubil.Sin embargo, Munguía, quien se sacrificaba en cada sesión de entrenamiento, pasaba su mejor momento. Eso le valió para ser tomado en cuenta en el combinado nacional para el mundial de España 1982. Fue a esa justa junto con sus colegas Ricardo Guevara Mora y Eduardo Hernández.

Después de su regreso de España, Munguía siguió en FAS para ganar la corona de 1984. Lo hizo junto con jugadores de primer nivel, como los argentinos Manolo Jovino Álvarez y Néstor Enrique Cataldo. Luego de ese certamen, había logrado un acuerdo para salir de FAS hacia Atlético Marte, pero en un accidente de tránsito falleció y se acabó esa promesa del balompié nacional. También ese guardameta fue parte del combinado absoluto que disputó la eliminatoria de CONCACAF para el mundial de México 1986. Compartió con Éver Hernández, José María Rivas, Mauricio “el Tuco” Alfaro, Jorge Ábrego y otros.

“Él (Munguía) falleció en marzo de 1984. Fue una gran pérdida para el fútbol nacional. Era un jugador disciplinado. Él iba a ser el mejor portero de El Salvador. Recuerdo que se quedaba a trabajar cuando la práctica ya había terminado. Era todo un profesional”, recordó Efraín “Chirolón” Burgos, exmediocampista de FAS.

Lee también

Comentarios

Newsletter