Hasta la cima

Carlos Santos conquistó las cimas mas altas de México y ahora va por las de Suramérica.
Enlace copiado
Hasta la cima

Hasta la cima

Hasta la cima

Hasta la cima

Enlace copiado
Cuando Carlos Santos habla del montañismo es imposible que pueda contener la emoción que eso le genera. Comenzó desde pequeño a tener contacto con las alturas, en un club privado. A medida fue creciendo e hizo cumbre en los volcanes de Santa Ana, San Vicente, San Salvador... pero quería más, así que decidió expandir sus horizontes.

Durante su estadía en México, Santos emprendió un proyecto que denominó “9 de 10”, que consiste en hacer cumbre en nueve de las 10 montañas más altas de México, a excepción de una, el segundo volcán más alto de ese país: el Popocatépetl a 5,500 metros sobre el nivel del mar (msnm). El motivo por el cual no lo escalaron es por la actividad volcánica del mismo.

Durante el proyecto “9 de 10”, Santos se hizo acompañar de amigos y la experiencia, según cuenta, fue satisfactoria, a tal punto que si bien él ya no regresará a México, el grupo con el que inició lo continúa este año, con la novedad de que se han unido más personas a la aventura de escalar.

Durante el reto, una de las montañas que más dificultades ofreció el Tláloc, en el estado de México. Con una altura de 4,140 msnm, el salvadoreño recuerda que se perdieron por 12 horas. “En ese instante nos dimos cuenta de que debíamos comprar brújulas y mapas. Éramos inexpertos, no llevábamos guía”.

El Nevado de Colima fue otra anécdota del cuscatleco. Ubicado en Jalisco a 4,450 msnm, la montaña ofrecía un paisaje hermoso, pero inhóspito. “Nos perdimos tres horas, nos tocó mal clima, viajamos cuatro horas para llegar a Colima”, recordó.

La cima de América
Pero sin duda, el reto más grande en la corta carrera de Santos fue hacer cumbre en el Aconcagua. Ubicado en la provincia de Mendoza, al oeste de Argentina, es el segundo pico más alto de la Tierra, después del Himalaya, y es la más elevada de América, con 6,960 msnm.

“Con el Aconcagua llegamos a los 4,000 metros y acampamos allí tres días para acostumbrarnos. Es una elevación tan grande, que das 10 pasos y sentís que has nadado un kilómetro”, contó.

Entre los planes de Santos está en explorar más terrenos en Centroamérica, y contempla realizar una expedición internacional, junto con la federación de la disciplina en el país.

Lee también

Comentarios

Newsletter