Lo más visto

¿Hay futuro para Argentina sin Lionel Messi?

Lionel Messi no jugó ayer ante España y Argentina fue una catástrofe. ¿Hay un plan B? 
Enlace copiado
¿Hay futuro para Argentina sin Lionel Messi?

¿Hay futuro para Argentina sin Lionel Messi?

Enlace copiado

MADRID, ESPAÑA. Sentado en un palco del Wanda Metropolitano, Lionel Messi siguió con el rostro serio y máxima preocupación la paliza histórica que España dio a Argentina. Sin el astro del Barcelona, no hay plan A, B ni C para la selección argentina. Sin Messi, como quedó en claro en Madrid, no hay futuro posible para la albiceleste.

A menos de tres meses del Mundial de Rusia, España dio un brutal golpe de realidad al equipo dirigido por Jorge Sampaoli, que recibió una de las peores goleadas de su historia. 

Fue un partido amistoso, pero la derrota ya entra en el podio negro del fútbol argentino junto al 6-1 de Checoslovaquia en el Mundial de Suecia 1958 o el 6-1 sufrido por el equipo de Diego Maradona en la altura de La Paz ante Bolivia antes del Mundial de Sudáfrica 2010.

"Argentina es más el equipo de Messi que el mío", dijo Sampaoli en un acto de sinceridad brutal antes del amistoso ante España. Sin su dueño, conclusión obvia, Argentina es un equipo del montón

Un equipo que podría estar mirando el Mundial por televisión, si no fuera por el hat-trick anotado por Messi ante Ecuador en la última jornada de las eliminatorias.

¿Y EL RESTO DEL PLANTEL?
No es que el equipo de Sampaoli no cuente con jugadores de primer nivel mundial del mediocampo hacia adelante. Pero sin su máxima figura, y si a eso se le suman las ausencias de nombres como el de Sergio Agüero o Ángel Di María, esta Argentina no tiene posibilidad de competir ante un equipo de élite como España.

Las estadísticas de Argentina sin Messi son brutales. De las últimas cinco derrotas del dos veces campeón mundial, cuatro ocurrieron sin el crack del Barcelona. Además, Argentina apenas pudo ganar cuatro de los últimos 13 encuentros sin su figura, menos del 30 por ciento. Sin Messi, Argentina puede recibir cuatro goles de equipos como Nigeria, como sucedió en noviembre del año pasado. O seis tantos de España.

Lesionado, el astro del Barcelona siguió perplejo el recital de Isco y Marco Asensio. A su lado, tampoco Manuel Lanzini, uno de los hombres con los que mejor podría entenderse en el campo, atinaba a realizar comentario alguno. Cuando llegó el sexto tanto, el astro consideró que ya había visto suficiente y se levantó de su palco para irse a los vestuarios.

Antes, en el entretiempo, Messi también había bajado al vestuario para arengar a sus compañeros, reveló Sampaoli. "Obviamente sentimos su ausencia sobre todas", comentó el entrenador en rueda de prensa, donde aseguró que Messi habría jugado si no fuera un partido de carácter amistoso.

"Leo entrenó, tuvo una semana muy buena de entrenamientos, pero después de la última práctica seguía con la molestia en su pierna. Después del entrenamiento sufrió esa fatiga", indicó el técnico sobre el problema muscular del argentino.

¿QUÉ PIENSA SAMPAOLI?
Varios metros más abajo, Sampaoli golpeaba el banco de suplentes y se quitaba nervioso el abrigo mientras el público español gritaba "Ole, Ole". El nutrido sector argentino, que había comenzado el partido celebrando "la vuelta que vamos a dar con Messi", seguía atónito la catarata de goles españoles en la segunda etapa.

El plan de Sampaoli en el poco tiempo que queda para el Mundial, como él mismo lo dijo, es potenciar a como dé lugar a su figura. Tanto dentro como fuera de la cancha. Messi debe elegir a sus socios, aún cuando esto pueda implicar la ausencia en el Mundial de Rusia de jugadores como Paulo Dybala.

"El socio de Messi lo va a elegir Messi. Lo va a determinar por él, porque juega siempre. Su estilo va a determinar qué es lo que más necesita", señaló Sampaoli en un libro de su autoría llamado "Mis latidos. Ideas sobre la cultura del juego", que saldrá a la venta en abril pero que en parte fue adelantado esta semana por la prensa argentina.

El problema, claro, adquiere otra dimensión cuando no sólo hay que buscar al socio de Messi, sino a un sustituto. Allí no hay alternativa posible. Sin Messi, Argentina tiembla.
 

Tags:

Lee también

Comentarios