Lo más visto

"He tenido días de tristeza y depresión"

Kevin Santamaría cumple hoy el primero de dos años de castigo por haber dado positivo en una prueba antidoping en el fútbol de Guatemala.
Enlace copiado

"He tenido días de tristeza y depresión"

Enlace copiado
Mayo de 2015. Kevin Santamaría enfrentaba la final de la primera división guatemalteca vistiendo los colores del Municipal ante el Comunicaciones. Luego del partido el volante salvadoreño tuvo que someterse a un control de dopaje y lo que parecía una prueba de rutina se convirtió a partir de ese momento en un dolor de cabeza. Un par de semanas después el equipo escarlata lo dejó fuera de sus planes y una semana después dio positivo a la sustancia Dimetil Butilamina. El comité ejecutivo de la Federación de Fútbol de Guatemala, encabezado por Bryan Jiménez (salpicado por el FIFAGate), lo inhabilitó por dos años de toda actividad del fútbol auspiciado por FIFA. 
Justo hoy cumple un año de sanción y le queda otro por delante. En plática con EL GRÁFICO habló de cómo la ha pasado en los primeros 365 días fuera de las canchas profesionales. 
 
 
¿Cómo ha sido este primer año de suspensión?
Creo que el saber que uno no se ha equivocado me ha ayudado mucho este año. Los primeros tres meses fueron difíciles, porque yo no asimilaba esto de ya no jugar. El apoyo de mi familia ha sido importante, porque nunca me ha dejado. Le pido a Dios que me de las fuerzas para poder entrenar aparte, para estar preparado. Cuando uno no ha hecho las cosas tiene esa paz y tranquilidad de que no se ha equivocado. Eso me ha ayudado bastante para saber llevar este primer año. 
 
¿Ha hecho actividades laborales fuera del balompié en este año?
Cuando a uno le pasan estas cosas se comienza a pensar en los hijos, en la familia, en el aporte que uno tiene. Pero gracias a Dios he sabido llevar eso. He tratado de disfrutar de mis hijas, las he visto crecer. Mi hija Ariana ya tiene nueve meses y para esto que me pasó ha sido un gran aporte. 
Tengo un año de haber sido suspendido y se lo he podido dedicar a mis dos hijas. Yo he sentido este año bastante rápido. Ahora queda tratar de vivir de los ahorros. Ya no puedo llevar la vida de antes, pero ahora tengo más tranquilidad. Estoy tranquilo, feliz, tratando de trabajar aparte para estar en un buen ritmo. Han habido semanas en las que me siento desmotivado, siento esas ganas de jugar, pero no es lo mismo solo estar entrenando. Hay momentos difíciles, pero mi familia me da esa fuerza para trabajar. Sé que tengo esa capacidad. Dios me dio esta capacidad de jugar al fútbol.

 
Pagará dos años de sanción porque se lo acusa de haber ingerido Dimetil Butilamina. ¿Qué pasó en realidad en el camerino del Municipal hace un año?
Yo en un momento acusé al club, pero a la larga, el club no tiene nada que ver. Quienes tienen que ver son las personas que están en un club. Yo estoy conciente de que jamás tomé nada.  El doctor del equipo me dijo que yo no tomaba nada y de un momento a otro el doctor ya no me contestó nada luego de que se reuniera con personas del club. A la larga, ellos se desligaron de todo para que no les hicieran nada. En este momento dejó todo atrás. Ya no se puede hacer nada para poder cambiar esa sanción. Yo sigo hablando con mi abogado para ver qué se puede hacer. Yo insisto en que nunca hice nada.
 
¿Nunca se preocuparon en el club por verificar las sustancias que tomaban sus jugadores?
Yo nunca quise ver qué se tomaba, porque lo único que tomé fue una bebida hidratante, que me proporcionaba el club. Pero jamás tomé de las pastillas que ponía el preparador físico, Ezequiel Barril, en el camerino. Nunca tomé suplementos, proteínas. Había una lista de sustancias que se podían tomar, pero yo jamás las tomé, porque estaba bien en mi peso. Nunca  me ha gustado tomar algo más y en la selección mayor lo saben. Cuando daban pastillas, yo no las tomaba, porque no es de mi gusto.
 
¿Cree que pudo haber afán de perjudicarlo?
Sí. Si nunca hubieran tenido intención de perjudicarme, me hubieran ofrecido apoyo desde un principio, cosa que nunca pasó. La primera llamada que recibí del gerente de Municipla, Selvyn Ponciano, fue para acusarme de que yo tomaba de los suplementos que ponía en el camerino Ezequiel Barril. Creo que eso fue algo que a mí me marcó. Nunca vi el apoyo de ellos (directivos del Municipal). Ellos me dijeron que yo tenía que pagar la prueba B, cuando a los otros jugadores que fueron castigados sí los apoyaron en eso. A la larga, por todas esas cosas, pensé que lo hicieron con mala intención. Pero yo no los voy a juzgar ni quiero entrar en polémicas con las personas de Municipal. Les doy gracias por la oportunidad que me dieron para llegar al club, pero Selvyn me dio una cara frente a mí y luego me dio la espalda. Fue un momento complicado.  Siempre fue una buena persona, pero luego me acusó sin tener argumentos. Creo que no me merecía eso.
 
¿Ve algo sospechoso en el hecho de que una semana después de que Municipal lo descartara de sus planes usted diera positivo al consumo de Dimetil?
Todo se manejó muy extraño. Aunque Municipal no me hubiera dicho nada, yo ya tenía propuestas de otros equipos en Estados Unidos y Colombia. Yo no me preocupaba, porque sé que se venía un mejor contrato. No me preocupaba por seguir en Municipal, pero me dolió que unos días después mi prueba de dopaje saliera positiva. 
 
¿Cuánto le ha costado esta sanción?
Me impidió estar con la selección en Copa Oro (julio de 2015). Yo recuerdo que tenía hasta mi boleto para ir a Copa Oro. Yo era importante en la selección cuando estaba el profesor Albert Roca.  Lo que más me dolió es que esta sanción me marginó de la selección. Después de la Copa Oro a mí me venían grandes cosas. 
Estaba solo de que decidiera si ir a jugar a Colombia o a la MLS. Cuando se juega con la comida de uno y la de la familia, duele más. Me quitó dos años de carrera. Dentro de un año voy a volver mejor. Yo no me he descuidado.
 
¿Buscó ayuda profesional para ir superándolo?
 
No. Soy fuerte en lo sicológico y el mejor remedio han sido mis hijas. He tenido semanas de tristezas y de depresión. Antes de  partidos de la selección yo me ponía bastante mal, porque me decía que yo pudiera estar ahí. Uno trata de dar todo por la selección. Pero luego miraba a mis hijas con caricias para mí y se me olvidaba. Mi esposa también no me ha dejado solo y eso es de valorar. Gracias a Dios, ahora me siguen llamando muchos equipos de Guatemala. 
 
¿Volvería al fútbol chapín?
 
Sí, no debo nada, no tengo miedo. Voy a luchar para volver a la selección y ahí hacen doping. Si voy a Guatemala de nuevo, no hay problema en que me hagan el doping partido a partido. Yo jamás hice, no debo nada.
 
 
SU FICHA
 
Nombre:Kevin Osvaldo Santamaría Guzmán 
Lugar y fecha de nacimiento: Santa Tecla, 11 de enero de 1991 
Peso: 160 libras
Estatura: 1.74
Equipos: En El Salvador: Estudiantes, Alacranes del Norte, UES, Once Municipal, Santa Tecla y Metapán. En Guatemala militó en Suchitepéquez y Municipal.
Palmarés: Dos subtítulos con Municipal y un título con Metapán.
 

Tags:

  • kevin santamaria
  • el salvador
  • guatemala
  • municipal

Lee también

Comentarios